domingo, 9 de septiembre de 2012

Ni una idea.


Un equipo que sigue navegando en la nebulosa. Un equipo que se muestra indeciso cuando tiene la posesión de la pelota. Con jugadores que parecen ¿cansados? ¿fatigados mentalmente? ¿confundidos?...

Bueno en realidad, no solo los jugadores.

Me parece que también en el banco no hubo ideas claras para aprovechar estas “gauchadas” que nos había deparado el destino (2 jugadores expulsados antes de los 20 minutos del segundo tiempo y 5 minutos de descuento).

Pero para este Racing parece que las ventajas son un obstáculo, un perjuicio, porque carece de ideas y de la inteligencia necesaria para generar ocasiones de gol y así poder ganar el partido teniendo 2 jugadores de más que el rival.

Sólo dos situaciones de gol en los últimos 30 minutos (incluido el descuento).

En realidad una perfomance que deja mucha incertidumbre para el futuro.

Del equipo en general no se rescata nada.

El chico Galanternik tuvo en el gol y en el segundo disparo al arco en la segunda parte el mismo error, al rechazar la pelota y dejarla al borde del área chica, pero sería injusto recriminarlo por eso en su primer partido en primera. Después sin tanto trabajo se mostró atento.
Peor fue lo del resto del equipo, con un Pillud que no levantó un centro como la gente, con Corvalán que no termina de concretar nada, con un Villar desconocido que jugó para mi gusto su peor partido, con Camoranessi de muy bajo desempeño, con una lentitud por demás alarmante y con un Sand realmente inexistente.

Los demás apenas para cumplir apostando todos a Centurión como si fuera el único que podía generar algún peligro y así lo fue, aún con altibajos y muchas veces enredado.

En Córdoba a los jugadores y al técnico no se la cayó ni una idea y Racing terminó perdiendo el partido y dejando una imagen lamentable.

Una lástima por la gran oportunidad desperdiciada para llegar a la punta, pero también una ocasión para que el técnico pueda reflexionar y darse cuenta de que -por más que duela- se debe reemplazar a quienes no tiene buen rendimiento.


Hasta pronto.