sábado, 31 de julio de 2010

Una desafortunada lesión que dejó una suerte de lección.

La desgraciada lesión de Pillud, puso sobre el campo de juego una de las realidades de este equipo que viene buscando una línea de juego que no termina de consolidarse.

La que nos señala que con línea de tres en el fondo, no se muestra seguro.

Desde la incomodidad hasta la falta de sincronización de los que hoy ocuparon esos lugares quedó expuesta en esa parte del primer tiempo.

Ya sea porque Pillud como Litch no encontraban su lugar y Yacob tuvo que vérselas solo, lo que le permitió a San Lorenzo encontrar los espacios vacíos para acercarse al área de Racing y crearnos algunos serios problemas.

La subida de los dos laterales del Ciclón nos complicaba, algo que Racing no hacía porque ( más Pillud que Litch ) estaban más preocupados en tapar las subidas que en proyectarse al ataque.

La no deseada lesión de Pillud, reemplazado por Cáceres – de buen trabajo- modificó la línea de fondo lo que ordenó mejor a Racing. Los centrales se sintieron más cómodos

y el equipo mejoró un poco, algo que se notó más en el segundo tiempo.

Otra cosa que preocupa es la falta de situaciones de gol.

Toranzo – a mi juicio el mejor del equipo – trató de llevar a buen destino la pelota y eso en Racing hacía bastante tiempo que no se veía. Sin dudas es un buen jugador y es de alguna manera el armador del equipo al que hay que encontrarle definitivamente la posición. Lo mismo pasa con Giovanni Moreno, un jugador que se ve posee una gran habilidad y siempre trata de entregarla redonda aunque algunos se la devuelvan cuadrada.

Pero con su riqueza técnica se movió fundamentalmente en la mitad de cancha y aunque trató de meter alguna pelota profunda no bastó para generar más oportunidades de gol, salvo su remate de media distancia que el arquero de San Lorenzo contuvo a medias y Toranzo se pierde el gol.

Se necesita más de él, como por ejemplo esa primer jugada del segundo tiempo donde por derecha dejó en el camino a varios jugadores rivales y llegó al fondo y no entendí porque no siguió en esa misma zona y se fue más al medio.

Quizás pueda hacer valer su habilidad más cerca del área, pero por supuesto eso modifica la táctica que mostró hoy el equipo.

Por eso a pesar de tener la pelota Racing llegó en cuenta gotas al arco de Migliore.

Adelante tenemos un problema que Russo debe dilucidar y no es tan fácil.

En la nota anterior referida a Luguercio me permití hacer un comentario sobre Hauche. Este Hauche que se sacrifica, pero no es el jugador que todos esperamos.

Este Hauche que pierde peso y es controlado facilmente cuando se tira a las puntas.

¿No habría que intentar algún cambio de posición?

Jugar más dentro del área que abriéndose a buscar por los costados.

Hoy daría toda la sensación que Luguercio debería ser titular en lugar de “el demonio”.

La decisión la tendrá Russo y deberá definirse.

Comenzando por el arquero –hoy no mostró mucha seguridad- continuando con la línea de fondo – no caer en el mismo problema por el cual se fue Vivas- la línea de volantes – Yacob solo o acompañado por Zuculini en doble cinco – esto lo que llevaría a jugar 4, 4, 2 . También tiene la opción de dejar a Toranzo en el medio y tal como pasó en el torneo anterior a Fernández podría darle otra oportunidad como volante por derecha.

Sobre la línea de volantes un párrafo para Litch: es una pena que desperdicie oportunidades queél mismo crea y que las comienza muy bien pero las termina mal, esencialmente por no pasar la pelota e ir a buscarla en tiempo justo.

Y arriba probar con Giovanni de media punta y un delantero más que tenga la misma idea del juego (el que más encaja aparenta ser Bieler.).

Seguramente preocupa y mucho a Russo y a todo el plantel lo sucedido a Pillud,

a quien le deseamos desde aquí una pronta recuperación.

Pero quizás para Russo fue una desafortunada lesión que dejó una suerte de lección.

Hasta pronto.

jueves, 29 de julio de 2010

Un caso muy particular

El tema Luguercio tiene dos miradas distintas y por supuesto son respetables ambas, aunque a una no le guste la otra.

Luguercio marcó en Racing un hito en el fútbol: un jugador sin mucha historia y sin la aureola de crack que venía de ser suplente en Estudiantes de la Plata logra lo que quizás nadie o muy pocos han logrado: convertirse en ídolo.

Y esto no es sencillo ya que normalmente los ídolos son jugadores que tienen “clase” esos que hacen que uno vaya a la cancha por el solo hecho de verlos a ellos.

Y Luguercio no es uno de esos, no es Ruben Paz por ejemplo, pero increíblemente ha logrado lo que esos talentosos o carismáticos ídolos de otras épocas nos emocionaban con su sola presencia.

Quizás porque con su modestia a cuestas surgió de las cenizas, ya que cuando llegó a Racing el equipo estaba casi en llamas y él aportó una de las premisas fundamentales que todo equipo debe tener: actitud profesional.

Con su sacrificio y su entereza nos demostró que todo era posible y así contagió a sus compañeros y a la mayoría de los hinchas que mientras asistíamos a un final nada deseado, fuimos viendo como este jugador con esfuerzo y dedicación nos permitía aferrarnos a la ilusión de que no todo estaba perdido.

Luguercio fue en ese momento la cuota de esperanza que necesitábamos, la que alimentó nuestro decaído espíritu y la que levantó la moral de un equipo que se mostraba sumergido.

A veces jugando mal y otras bien, se fue ganando el amor de los hinchas, que encontramos en él ese jugador que de alguna u otra manera nos emocionaba.

De una forma distinta sí, pero nos emocionaba.

Por eso hoy, la mirada del hincha nos señala que, a pesar de los enojos en ciertos partidos y de que no hace los goles que deseamos que haga, Luguercio merece tener un lugar en Racing y si desde aquí le podemos entregar un mensaje sería, que siga luchando como lo hizo hasta ahora para ganarse ese puesto en el primer equipo, porque cuenta con el respaldo que todo jugador ansía y que pocos logran: el de la gran hinchada de Racing.

Para la dirigencia, la mirada puede ser otra, allí juegan intereses de representantes, necesidades y obligaciones, y solo les pido que reflexionen, dado que no nos sobran delanteros, teniendo también en cuenta que Giovanni Moreno puede ser citado para la selección Colombiana y Bieler para la de Ecuador, con los conocidos riesgos que esto implica (llegadas tarde, cansancio y/o lesiones).

Por supuesto que esto lo enfocamos desde el sentimiento del hincha, pero también trato de apelar al sentido común, preguntándome más de una vez, sin encontrar respuestas, ¿no estando Luguercio, quién es el ídolo actual de Racing?

Es cierto que Russo debe tomar decisiones y quizás este jugador no lo convenza demasiado. Tiene todo su derecho, pero también es cierto que si Luguercio se va, el que venga deberá pasar por el ojo clínico del hincha, lo que lleva tiempo y no siempre se logra .

Hauche es un ejemplo.

De similar entrega y sacrificio que Luguercio, no logró impactar en el corazón del hincha, quien lo esperó ansioso ilusionado por sus antecedentes y además por ser- según dicen- hincha de Racing.

Por eso este, es un caso muy particular.

Hasta pronto.

pascual1443@gmail.com

sábado, 24 de julio de 2010

Entre la ansiedad del hincha y la serenidad del técnico.
Soy de los que opinan que los hinchas sabemos bastante de fútbol, sobre todo de su equipo, y muchas veces
acertamos sobre los cambios y/o jugadores que no andan bien, etc.
Pero es evidente que la mirada es en la mayoría de los casos, opuesta a la del técnico.
Por la pasión que sentimos y por la ansiedad que nos invade, no vemos en forma clara que es lo que está pasando en el campo de juego.
Esa pasión, que por cierto la mayoría de los técnicos no tienen y esa ansiedad que controlan por su experiencia, les permite estar más serenos y tener otra mirada del partido, la cual no quiere decir que siempre acierten en su diagnostico.
Y entre esas dos sensaciones está nuestro querido Racing.
Obviamente que con la llegada de los tres refuerzos uno va sacando del baúl de los recuerdos esa porción de ilusión que siempre tenemos guardada, esa ilusión que nos lleva a soñar con ver a un Racing más vistoso en su juego y que pueda competir en los primeros puestos.
Pero debemos ser cuidadosos en la opinión. Una cosa es la emoción que nos embarga antes del partido y otra es la imagen que va mostrando el equipo a través del desarrollo del encuentro.
Es cierto que estos partidos no son determinantes - son como los del torneo de verano- pero marcan alguna tendencia.
Ayer Racing no mostró mucho. Digamos que trató como premisa fundamental ser ordenado, pero hay algo que flota en el aire y es que atrás no se lo ve seguro. Sobre todo en su pareja central. De los laterales me gustó Cáceres y Cahais no desentonó. Pillud quiso pero no pudo. Se nota que es jugador que tiene ritmo - no es cancino - y creo que todavía le falta adquirir más juego, aunque no olvidemos que su puesto natural es marcador de punta. Yacob bien y a Litch no se lo vió como cuando llegó al club. Toranzo en cambio me parece un buen refuerzo. Por lo menos trata de darle pausa a esa locura que era Racing cuando recuperaba la pelota
y además darle buen destino. Lo que lo ví fue intermitente y además no entiendo porque no patea al arco como lo hacía en Huracán.
Adelante el empeño de Hauche y la frialdad de Bieler, de quien sigo pensando que es un jugador muy inteligente, pero necesita un "socio" que lo entienda.
De nada vale que Hauche se "mate" por los costados si nunca desborda y tira un centro. Creo que Hauche es más peligroso por adentro, pero bueno para eso necesitamos dos volantes por afuera que tengan más juego.
Y aquí es donde entra el chico Fernández. Me gusta Litch, pero creo que Fernández es un jugador con más juego y podría jugar como volante por la derecha, aunque le queda más comoda la izquierda.
Tal como sugerí el 1º de mayo, quince días antes de jugar con Chacartita, donde apareció en ese puesto.
Banfield jugó como lo hace siempre y sabe a que juega ( nos guste o no ).
Racing, mientras Toranzo fue el receptor de los balones recuperados y se hizo eje de la circulación ( primeros veinticinco minutos y parte del segundo tiempo ) Racing insinuó algo distinto aunque sin llegada.
Pero cuando Toranzo desapareció volvimos a ser el equipo de siempre aunque esta vez sin tantos pelotazos.
El arquero Fernández respondió bien.
Por último una mención para Martinez. Hace tiempo que Racing no tiene un Defensor tan goleador como él.
Además es ganador en las dos áreas. Por suerte Russo dijo al finalizar el partido que Martinez es titular.
Y ahora falta Giovanni Moreno.
Ojalá que la ansiedad no lo turbe, aunque me da la sensación que es un jugador más tranquilo, por lo que junto con Toranzo y Bieler pueden armar un triángulo interesante.
Russo sabrá disponer para que está y donde debe jugar, para que Racing vaya encontrando el juego que viene extrañando hace bastante tiempo.
Para ello deberá transitar entre la ansiedad del hincha y la serenidad del técnico.
Confiamos en él.
Hasta pronto.

pascual1443@gmail.com

viernes, 16 de julio de 2010

Cada uno en su lugar.
Una de las grandes virtudes de los directores técnicos es saber ubicar a los jugadores en "su puesto".
A veces aciertan dándole otra ubicación y terminan rindiendo mucho más de lo esperado.
Todo esto está relacionado a las nuevas incorporaciones de Racing.
Toranzo, Pillud y fundamentalmente Giovanni Moreno.
Respecto de Toranzo y Pillud habría menos dudas y sobre Giovanni últimamente he leído que Russo comentó que tiene que encontrarle el puesto.
En mi modesta opinión Giovanni Moreno no es enganche y creo que debe jugar más cerca de Bieler.
Por supuesto que esto implica prescindir de Hauche o el otro delantero.
La otra variante sería jugar con linea de tres en el fondo y de esa manera hacerlo con los dos delanteros habituales más Giovanni, pero aqui volvemos al mismo problema de hace un tiempo atrás en la era de Vivas y además si Ayala no se muestra firme con línea de cuatro, mucho más quedaría expuesto con una línea de tres, donde el último hombre deber ser no solo inteligente sino también rápido.
Giovanni es un jugador de andar cansino y me parece que hoy un enganche debe tener más movilidad ( por supuesto juego), por lo que escuché y leí es más "un delantero" que volante de creación.
Sobre la línea de volantes pienso que Racing necesita sobre la derecha, algún jugador que tenga más ida y vuelta y aunque se habla de Bertolo, Pillud podría ocupar ese puesto ya que lo hizo anteriormente y además le suma características naturales de marcador de punta por lo que se supone tiene más marca que Toranzo ( aunque obviamente no más juego ) Esto le permitiría a Toranzo ubicarse delante de Yacob y poder moverse más libre y más cerca de Giovanni Moreno.
Ojalá la experiencia, inteligencia y el buen ojo de Russo acierte con el puesto justo para cada jugador y de esa manera ubicar a cada uno en su lugar.
Hasta pronto.

pascual1443@gmail.com

miércoles, 7 de julio de 2010

Hay motivos para ilusionarse.
Nuestro amor y nuestra pasión por Racing están signados por el dolor y el sufrimiento, por eso estamos preparados para hacerle frente a todo.
Porque hace años que nos duele el alma y muy bien lo dicen en Facebook
"Racing, me haces doler el alma pero no puedo dejar de amarte"
Por eso es que hoy nos cuesta creer y aceptar que pueden volver tiempos felices.
Tiempos de festejos y de abrazos como los que vivimos en el 2001.
Es que no deseamos festejar más "campeonatos de promociones", queremos festejar que Racing tenga un buen equipo, que pueda jugar a lo grande en cualquier cancha y que pelee por cosas importantes.
Giovanni Moreno, Pillud y Toranzo le pueden dar a Racing el toque de calidad que necesitaba.
De Giovanni Moreno vi algunos videos pero fundamentalmente escuché hace un par de meses atrás, hablar muy bien de él al técnico argentino Cabrero, hoy asesor de Lanús, que lo tuvo en su plantel el último año que dirigió en Colombia. De Pillud, lo vi jugar en N'ewells Old Boys y se mostró como un jugador rápido, con mucho ritmo y llegada al área rival, ocupando en algunas oportunidades la función de volante por derecha. De Toranzo ya mostró en Huracán que ha crecido mucho como jugador. Faltarían el arquero y un punta. El arquero tal como lo señalé en su oportunidad me hubiera gustado mucho que fuera Brown de Rosario Central, pero parece que Merlo pidió que no lo vendan y el jugador se quedará en su club.
Como nombres alternativos se habla de Vega de River, que mostró momentos buenos y otros no tanto, pero ya que no llega Brown, un arquero que lo vi bastante seguro en muchos partidos es Islas el de Tigre.
Respecto del delantero se comenta que podría ser Parra, a mi gusto un jugador realmente interesante ya que tiene gol, una gran entrega y siempre va al frente.
Hay una buena base, hay un buen técnico con experiencia y parece que hay buenas incorporaciones.
Hay motivos para ilusionarse.
Hasta pronto.

pascual1443@gmail.com







La rebeldía que faltó adentro, estaba afuera.

Siempre hablo de Racing, pero hoy quería dejar una reflexión sobre la Selección.

Dejando de lado los errores tácticos y el tempranero gol de Alemania, que pudo haber modificado planes y confundir ideas, es casi inaceptable que una Selección Nacional que tenía 90 minutos por delante y que se supone estaba “herida en su amor propio” no muestrara signos de reacción para sobreponerse al sorpresivo golpe recibido.

Peor aún después del segundo gol recibido, donde uno espera que aparezcan él o los líderes que llevaran al equipo hacia delante aún con el riesgo de recibir más goles.

El fondo de Argentina no achicaba y el equipo quedó partido al medio con un juego que se iba diluyendo a medida que pasaban los minutos y la inseguridad fue ganando a todos.

Era como si sabían lo que les podía pasar, algo que finalmente sucedió igual.

Pero un equipo que aspira a ser el mejor del mundo, debe estar preparado para enfrentar situaciones difíciles, porque el fútbol está lleno de virtudes y errores, que son lo que lo hacen impredecible, por eso debe tener buenos jugadores, pero también contar con algunos que posean el carácter necesario para convertirse en líderes naturales en los momentos adversos, demostrando que nada está perdido hasta el final.

Eso es lo que lo hace grande, digno, respetado.

No alcanzó con el esfuerzo y la entrega de Tévez ( hoy la expresión máxima como jugador para el hincha argentino ) porque podrá ser “ el jugador del pueblo” pero no es un líder.

Los líderes aparecen fundamentalmente en los momentos críticos y con sus “actitudes y el grito justo” se transforman en una inyección anímica para sus desanimados compañeros haciéndoles ver que se puede revertir el trámite.

Esos “gritos” que deberían haberle llegado por ejemplo a Messi, para que reaccionara anímicamente y de esa manera ser el jugador que todos esperábamos.

Pero parece que a Messi en los momentos críticos o adversos le falta rebeldía, faceta que lo diferencia aún más de Maradona, esa rebeldía que Diego como jugador le sumó siempre a su talento y que lo convirtió en el más grande.

La rebeldía que le falto a muchos jugadores, incluso hasta para “desobedecer” al técnico, sacando a relucir su amor propio dejando todo por esta camiseta.

Lamentablemente esta vez, la rebeldía que faltó adentro, estaba afuera.

Hasta pronto.

pascual1443@gmail.com.