sábado, 21 de diciembre de 2013

Cuando los dirigentes miran hacia otro lado.


Parece que los compromisos económicos, a los dirigentes del fútbol argentino los obliga a aceptar cualquier programación de partidos sin poner reparos de ninguna naturaleza, aún sabiendo que hay encuentros que son motivos de peligrosos enfrentamientos.

Estamos pasando momentos muy difíciles, donde la reflexión y la tolerancia han quedado a un costado, permitiendo que la agresividad y la violencia sin razón, se hayan convertido en algo cotidiano.

Pero como todo pasa y nos vamos acostumbrando a los brutales hechos que a diario podemos observar, seguimos adelante sin tomar conciencia de que si se organizan espectáculos deportivos de fútbol, ante de diseñar el programa de los mismos, habría que tener en cuenta cuales son los riesgos a correr.

Hemos podido observar como en el último torneo sin que se les mueva un pelo a los dirigentes, se dispuso que en la última fecha se enfrenten Vélez y San Lorenzo, sabiendo a priori, los peligros que involucraba el mismo.

De hecho podríamos decir que, jugar solo con hinchas locales no es ninguna garantía de paz y tranquilidad, sin embargo de golpe y porrazo todos somos buenos otra vez, por lo tanto a programar clásicos con las dos hinchadas en zonas de veraneo, donde se supone, la familia va a buscar alegría y tranquilidad.

Es cierto que no hay nada más lindo que un partido de fútbol donde concurran las dos hinchadas, pero desde hace tiempo los hechos parecen demostrar lo contrario, sobre todo en partidos clásicos.

Y fundamentalmente hablo de este Racing- Independiente que se jugará el día 13 de enero del 2014 en Mar del Plata.

En mi opinión, inoportuno desde todo punto de vista, porque cualquiera sea el resultado será motivo de cargadas, causal de disturbios y agresiones, lo que la pasión por consecuencia podría desencadenar un enfrentamiento sin límites entre las dos hinchadas.

Por eso digo que, cuando los dirigentes miran hacia otro lado, es como si los médicos no quisieran ver los verdaderos síntomas de un enfermo, y sí lo que les gustaría que éste tenga.

Es cierto que todos estamos expuestos a tener algún accidente en nuestro diario vivir, concurramos o no a un partido de fútbol,  pero no se puede generar un espectáculo favoreciendo a que esto suceda, con la posibilidad de que alguien salga herido o –Dios no lo permita- pueda perder la vida, porque sería un precio muy alto a pagar por una decisión irracional.

Ojalá que todo termine en paz, pero será un encuentro de alta peligrosidad por todo lo que lo rodea y por la especial situación de nuestro vecino.





Hasta pronto.










viernes, 6 de diciembre de 2013

Milagros inesperados.


Quizás impensado por todos los hinchas de Racing hace dos meses, hoy podemos decir que felizmente hemos llegado a los dieciséis puntos, lo que nos ubica en una posición mucho más aliviada en cuanto al promedio para afrontar el próximo torneo.
De cualquier manera debemos ser conscientes que las dos incorporaciones que puedan llegar (ojala sean tres por el tema Regueiro) tendrán que tener un valor agregado, es decir que deberán darle a este equipo un toque de mayor calidad y jerarquía para afrontar lo que vendrá.
Los puestos son discutibles porque cada uno de nosotros tendrá su punto de vista en cada caso pero debemos entender que por más que uno pueda opinar al respecto, los que tendrán que coincidir serán Merlo y Blanco.
Hasta ahora hemos escuchado cosas como que Merlo habló con Bastía y que a al presidente Blanco le gusta Ortigoza.
Bueno, aquí ya tenemos un problema de gustos y de estilos.
Después, no hay mucho tiempo, pues la pretemporada comienza el tres o el cuatro de Enero y el campeonato los primeros días de Febrero, por lo que los refuerzos deberían concretarse antes de fin de año.
Espero que haya coincidencias y que las gestiones lleguen a buen término.
Sobre el partido de hoy, creo que Racing jugó uno de los mejores del torneo y fundamentalmente de la era Merlo, aún aceptando que fue más rescatable el primer tiempo que el segundo, donde con la ventaja de dos goles Racing se replegó buscando mucho más el contra ataque, que ser protagonista como lo intentó en esa primera etapa.
Sin embargo, hubo algunos jugadores que tuvieron un nivel más que aceptable, como por ejemplo Zucculini ( reconocimiento a Luis Zubeldía por su desdoblamiento en ataque que le permite estar en el gol ), los dos laterales Gómez y Cahais, Hauche quien jugó su mejor partido del torneo y los dos centrales, fundamentalmente Saveljich aunque debe mejorar cuando tiene la pelota en sus pies.
Final de un torneo nervioso y lleno de zozobra, donde finalmente hemos podido observar milagros inesperados ( parangonando con la película ) con los que tuvo mucho que ver la personalidad y la mística de este personaje que es “Mostaza” Merlo, quien ha logrado inyectarle a este desahuciado equipo la fuerza, el orden y la actitud necesaria que le permitió llegar a los “dulces dieciséis puntos”, que son como para asombrarse, pero también para sentirse feliz, si recordamos que hace dos meses teníamos dos.
Dentro de todo un buen cierre, fundamentalmente por como los hinchas seguramente creíamos que iba finalizar Racing este torneo, aunque los jugadores deberán entender que no se puede volver a realizar una campaña similar a esta y  que además de declarar que no le encuentran explicación - yo creo que siempre hay un porqué- tendrán que esmerarse y comprometerse firmemente,  para responder en el campo de juego al permanente aliento que les brinda el hincha en cada partido
A todos los hinchas de Racing – los que van a la cancha a alentar cualquiera sea la situación del equipo, como al resto que lo escucha o lo ve por tele- les envío un fuerte abrazo racinguista y mis mejores deseos de felicidad para las fiestas, las que seguramente serán más relajadas y no tan angustiantes como preveíamos.


Hasta pronto.