sábado, 28 de enero de 2012




Una “Copa” que estimula y sienta bien.



Sabemos que los clásicos se deben ganar aún jugando mal, pero es importante, como en este caso, rescatar algunas cosas positivas.



Hoy Racing en gran parte del encuentro se pareció a un equipo y hay razones valederas para pensar así. En mi opinión la vuelta de Pelletieri le dio al medio campo una solidez que no tenía con Yacob solo y esto contribuyó a que el capitán luciera muchísimo mejor.



Racing se hizo fuerte allí aunque Castro no tuvo un buen nivel, pero ese medio campo presionó después de los primeros minutos de desconcierto y desarticuló a un Independiente que se fue poniendo más nervioso.



A partir de allí mejoró la defensa que tenía en sus dos laterales sus puntos más flojos, quienes con el correr del partido fueron mejorando de manera importante, sobre todo Litch quien terminó realizando una buena actuación. Pillud levantó bastante su nivel, se atrevió más y terminó dejando una imagen aceptable mientras que los centrales estuvieron bastante seguros y Cáceres demostró -por lo menos hoy-, que está en mejor nivel que Martinez.



Saja sigue siendo una garantía lo que da más tranquilidad aún.



Gío tuvo un partido muy interesante mostrando su calidad –aunque a veces pierde pelotas en zonas complicadas- y metió un gran pase en el gol de Hauche, pero además mostró algo importante y fue su entrega.



Hauche que no tuvo un partido destacado compensó la “pifia” en una primera oportunidad frente a Gabarini, con una exquisita definición en el gol. Como siempre su entrega que nunca decae y el error en la expulsión cuando teníamos un hombre de más.



Finalmente Teo Gutierrez. Con todo su repertorio de “chicanas” para los rivales, poniendo en riesgo su integridad y su permanencia en el partido, a mi gusto jugó un muy buen encuentro aunque no convirtió goles. Aguantando la pelota, moviéndose inteligentemente y “bancando” todo cuando lo buscaban.



Creo que Zucculini está para ir alternando en el medio campo, ya que este cambio permitió que Pelletieri ocupe la zona donde De Federico estaba haciendo más daño y lo obligó a moverse a un sector del campo donde fue mejor controlado.



Es cierto que fue solo un partido de verano pero se ganó el clásico donde estuvieron todos los titulares y una “Copa” que estimula y sienta bien para poder seguir en la búsqueda de la puesta a punto con mayor alegría.



Hasta pronto.

jueves, 26 de enero de 2012



Un dolor de muelas con efecto dominó.



La falta de profesionalismo de algunos jugadores llama la atención. No puede aceptarse que una persona como Toranzo –quien no es ningún chico y de quien se supone tiene algún grado importante de inteligencia- no haya tenido en cuenta para bien de su salud el problema suscitado en su boca que le ocasionó a él una importante infección y un dolor de cabeza al”Coco” Basile, ya que según las palabras del preparador físico Sr. Dibos no estará listo para comenzar el torneo.



También es inaudito que el departamento médico de Racing no haya tomado injerencia en el tema obligando a Toranzo a concurrir al odontólogo ya que según informaciones su problema data desde hace unos dos años. Si no es el odontólogo que sugiere o recomienda el médico, por lo menos que sea aquel en el que confía el jugador. Toranzo es patrimonio del Club y debe aceptar lo que los responsables médicos ordenan - a pesar de sus miedos o distintos puntos de vista- y si tiene alguna duda se podrían realizar ínter consultas con otros especialistas.



He tenido oportunidad en los años ochenta de hablar con un profesional bioquímico que había participado de diversos estudios realizados a una Selección Juvenil Argentina y hablando sobre el tema, entre otras cosas me comentó que algunos jugadores tenían la boca llena de caries y los problemas que esos focos de infección le traían a su físico ( fundamentalmente renales ).



Quiero creer que 30 años después se le realizan anualmente exámenes bucales a los planteles -sobre todo a los chicos de inferiores- ya que es fundamental contar además de una vida sana en cuanto a alimentación, descanso y entrenamiento, con una dentadura en perfectas condiciones para evitar problemas urológicos y musculares a futuro.



Este fue un dolor de muelas con efecto dominó ya que afectó a más de una persona pero sirvió para encender la alarma que espero le hayan prestado atención jugadores, médicos, cuerpo técnico y dirigentes, caso contrario el club estaría descuidando su patrimonio.



Hasta pronto.

viernes, 20 de enero de 2012

“No comments”.


Este latiguillo que usa el “Coco” Basile sirve para expresar lo que pasó con Racing en su presentación frente a River en Mar del Plata por la Copa de Verano.


No hay comentario para un equipo que no tuvo casi nada para destacar. Digo casi nada porque a mi gusto los únicos que mostraron un aceptable nivel fue Saja y Gío Moreno.


No hay comentario para un equipo que no mostró actitud ni agresividad tanto como para recuperar la pelota como en ataque.


No hay comentario para un equipo que no mostró lo que tanto defiende el “Coco” que es jugar con un solo cinco.


No hay comentario para un equipo que no mostró presencia dentro del área rival.


No hay comentario porque no entiendo para que arriesgar el equipo titular en plena prentemporada para terminar dejando una pobre imagen con la muy baja actuación de algunos jugadores.


Sólo me queda pensar que la velocidad, agresividad, actitud, posesión y circulación de pelota que mostró River – y que podía haber terminado con una goleada- se debió a que este “ralentizado” Racing , está en su etapa de preparación más exigente de la puesta a punto.


Por eso como dice nuestro técnico “No comments” .


Hasta pronto.

viernes, 13 de enero de 2012

Homenaje al “payaso” que le dio vida a un "circo" que estaba casi muerto.


Gracias Luguercio.


Ojalá que le vaya muy bien en el Barcelona de Ecuador.


No se convirtió en ídolo de la hinchada de Racing por casualidad.


Lo logró porque se entregó al club, al equipo y a la hinchada en cuerpo y alma y eso permitió que sus compañeros y los hinchas nos contagiáramos de su esfuerzo y de esa lucha en cada partido, demostrándole a todos que todavía existía un hilo de vida para escaparle a la muerte fubolística.


Porque si Racing se hubiera descendido nuevamente, habríamos pagado un precio muy alto y nos habría depositado en un pozo muy profundo del cual quizás no hubiéramos salido fácilmente.


Que también Caruso tuvo su mérito es cierto, pero este hombre se puso el equipo al hombro cuando todo estaba perdido y demostró para afrontar esos lamentables momentos, una guapeza y entereza envidiable que –por lo menos en mi caso- me hacía sentir orgulloso de verlo jugar en mi querido Racing.


Por eso quiero rendirle este modesto homenaje al “payaso” que le dio vida a un "circo" que estaba casi muerto.


Nuevamente gracias Pablo Ariel Luguercio.


Hasta pronto.