lunes, 19 de septiembre de 2022

El resultado importó más que jugar bien.

Racing no solo consiguió ganar para continuar aspirando al campeonato, sino que además logró algo que se había transformado casi en una obsesión, su segundo triunfo consecutivo en este torneo.

Platense quiso sorprender de entrada y casi lo consigue en una cancha por demás mojada, cuando por un resbalón, Sigali le abre camino a Benítez  que termina con un remate a las manos de Arias y en su segundo intento donde Mena en el segundo palo, se cruza a tiempo desviando el remate de Morgantini

Racing de a poco comenzó a hacerse de la pelota y así pudo bajarle el ritmo al rival que con el movimiento de Schor buscaba darle velocidad a sus intentos, pero Sigali e Insúa, comenzaron a asentarse y el partido se fue equilibrando.

En ese primer tiempo donde Platense ya comenzaba a hacerse sentir en la marca, con infracciones como la de Costa a Hauche que el árbitro Tello ignoró por completo, Racing prácticamente no pateó al arco, porque Mura y Mena no lograban llegar con claridad, Moreno debía multiplicarse en la marca, Vecchio estaba como desconectado de la pelota, Gómez andaba mucho por el suelo y Hauche se mostraba muy impreciso, lo que hacía que ni Copetti ni Romero, este prácticamente sin tocar la pelota, pudieran tener una situación para definir

A mi gusto Hauche y Romero eran candidatos a salir, pero por suerte me equivoqué, ya que en el segundo tiempo y después de una gambeta de Vecchio donde su posterior remate rebota en un rival, el ex Velez reacciona con rapidez superando al central y define en gran forma por sobre el arquero Ledesma.

Ese gol hizo cambiar a Gago, que mete dos cambios que reflejan que valora el triunfo por sobre el juego, cuando Miranda y Galván reemplazan a Hauche y a Copetti, repitiendo lo que había ensayado el partido anterior, es decir 3 centrales en el fondo y los laterales a completar la línea de volantes.

A todo esto Platense hacía lo contrario ubicando más delanteros por defensores para jugarse todo y Gago ante un equipo que iba dejando espacios en el fondo, faltando 15 minutos mete un cambio que le dio resultado, Vecchio cansado, que con poco volvió a ser de lo mejor, le deja su lugar a Carbonero, que esta vez sí, se lo vio enchufado y con ganas, con movimientos y velocidad que lo llevaron a ser víctima de una fuerte infracción por parte de Villalba, quien merecía la roja pero que Tello ni siquiera lo amonestó.

Faltando una par de minutos para los noventa Oroz reemplaza a Romero, para definitivamente defender la ventaja obtenida, que tuvo un final feliz por el resultado, pero opacado por dos expulsiones de distinta magnitud, una la de Mena, porque finalmente no pudo quitarse sus amarillas y la otra la de Arias, por lo complicada, ya que su reacción indebida ante la hinchada local al finalizar el partido, lo llevó a ganarse la tarjeta roja y quizás una grave sanción disciplinaria., una gesto que no debió tener, pero que es totalmente entendible desde el punto de vista humano. 

Los hinchas sabemos que podemos decir de todo sin problemas, pero en ese momento no nos damos cuenta que los jugadores nos son robots y tienen los mismos sentimientos que nosotros, pero a ellos les prohíben descargarse con el público.

Y hay agresiones verbales que llevan al descontrol, como las que recibió nuestro arquero, porque se ha comprobado que además de insultarlo desde el comienzo, llegaron finalmente a hacerlo con los nombres de sus familiares, lo que entiendo le hace perder el juicio a cualquiera.

Esta acción no solo lo perjudica a él, sino también al equipo, pero creo que Racing debería exponer una defensa con los fundamentos que llevaron a Arias a salirse de su siempre correcto comportamiento en los partidos, a quien además la única vez que lo expulsaron fue por tocar la pelota con la mano fuera del área.

Racing volvió a sumar tres puntos en una cancha difícil, donde el resultado importó más que jugar bien, porque le permite seguir peleando por el campeonato.

Quizás por el bajo nivel de algunos de sus jugadores y para no dar tantas ventajas en lo físico, Gago parece haber cambiado algunas de sus firmes creencias, como la de ser ofensivos e intensos, porque vimos que si bien intenta tener la pelota, ya no sale a llevarse por delante a los equipos que juegan cerrados atrás, también ha comenzado a ubicar a tres centrales en el fondo una vez abierto el marcador, pasando los laterales al medio campo y a ubicar a dos nueve juntos aunque no funcionen como se esperaba.

Veremos que esquema propone para los dos partidos de local, ya que va a contar con el indeclinable aliento de sus hinchas para estos encuentros claves, que hay que ganar para continuar sumando triunfos y para seguir metiendo presión en la cima del torneo.

Hasta pronto.

 

miércoles, 14 de septiembre de 2022

Con un gran Vecchio y un Arias gigante, Racing volvió al triunfo.

Racing tuvo en los primeros quince minutos la posibilidad de hacerse de una amplia ventaja, la que le hubiera permitido trabajar el partido con más tranquilidad y de distinta manera, pero la falta de efectividad, especialmente de Romero, lo privó de esa posibilidad.

Fue un cuarto de hora donde se lo vio, intenso, preciso y claro, con movimientos de sus delanteros y volantes (incluídos Mena y Mura) que complicaban a la estructura defensiva de Patronato,

Si bien siempre mantuvo sus ganas para ir a buscar el triunfo, el tener tantas opciones y no concretar ninguna, los fue llevando a un desgaste físico y mental que termina jugando contra ellos mismos y el juego se fue diluyendo con el correr de los minutos.

Patronato de a poco encontrando algunos espacios que Racing iba dejando con el lógico trajinar de su jugadores, sobre todo detrás de Mura y Mena, quienes participaban en casi todos los ataques académicos, pero a los que luego les costaba retroceder a tiempo.

Especialmente a Mena y fue por su lado donde el rival comenzó a crecer y crear alguna situación, que tomaba mal parados a la defensa racinguista y en las que Arias comenzó a intervenir demostrando que vuelve a estar en un extraordinario nivel.

En ese primer tiempo Vecchio, demostró una vez más que es la mejor incorporación, porque es un jugador distinto, por su categoría, personalidad y “sabiduría” en el manejo de la pelota y de los tiempos, fue la brújula que indicaba por donde ir y con su movilidad, bien acompañado por el chico Quiroz, que asoma como un jugador “fino”, parecido a lo que era Gago y de Hauche que volvió a estar más movedizo y metido, incluso con posibilidades de marcar, generaban las jugadas más importantes, mientras Copetti con más sacrificio y Romero, que por ahora sigue manteniendo ocultas sus virtudes, iban contra los centrales de Patronato.

El empate dejaba la incógnita de como iba a responder el equipo al cansancio en el segundo tiempo, teniendo un banco de suplentes con muchas ausencias importantes.

El partido se hizo de ida y vuelta y Racing no se entregó ni dejó de poner ganas, pero ya no tenía la pelota, ni la intensidad de los primeros momentos y comenzaron a repetirse los centros para Copetti y Romero, los que les era difícil ganar ante los dos gigantes que en defensa tenía Patronato, que no contaba además con las posibilidades en cualquier pelota parada, ya que tenía jugadores con mucha altura, sino que también puso más gente en ataque y en quince minutos tuvo tres situaciones que hicieron crecer la figura de un Arias, que aparecía como imbatible.

Vecchio seguía siendo el más claro y a los 19 minutos, recibe de un saque de banda,  pared con Hauche que va buscar, engancha y toca para Copetti que la devuelve para la llegada del “Demonio al área, quien de derecha la clava al lado del palo: GOLAZO!

Racing en ventaja y a los pocos minutos Gago introduce cambios  para darle aire a un equipo que se veía cansado, Oroz por Hauche (a mi gusto debería salir Romero, pero quizás lo mantuvo para que pueda “pelear” con su marcador central) y Pillud por Mena lesionado (Mura fue a su lugar).

Patronato seguía incluyendo jugadores ofensivos y Racing iba perdiendo fuerza, por lo que faltando tres minutos, Tanda reemplaza a Maxi Romero, que faltando poco realizó un desborde interesante, pero que sigue en deuda con su rendimiento.

Sobre la hora Vecchio agotado le deja su lugar a Román Fernández,  en un partido donde más que jugarlo había que lucharlo, escenario complicado para un chico de dieciséis años.

Finalmente, con un gran Vecchio y un Arias gigante, Racing volvió al triunfo y sigue en la lucha, con la esperanza de que esta victoria, le devuelva al plantel la confianza y la fuerza interior necesaria para afrontar lo que resta de este torneo, que para la Academia es como transitar un camino sinuoso, por lo mucho que le cuesta avanzar.

Esta es una instancia donde Racing necesita de todos, no de unos cuantos, por eso a los hinchas se nos hace difícil entender como Miranda y Cardona con sus actitudes le faltaron el respeto al escudo y a sus compañeros, situación que habla bien de Gago al tomar la decisión de no concentrarlos, pero que no dejó de ser un problema, ya que el plantel tenía muchas bajas por suspensiones y lesiones.

Hasta pronto.

lunes, 12 de septiembre de 2022

Racing tiene una nueva oportunidad.

Algún motivo o razón provoca la irregularidad del equipo, esa discontinuidad en el rendimiento que habiéndose jugado ya 19 fechas, sigue sin tener una explicación clara por parte del técnico.

Soy de los que creen que las cosas no suceden por casualidad, por lo que deben existir causas que derivan en decepcionantes actuaciones, como la del viernes frente a Estudiantes, cuando era el partido para mostrar el caracter de un equipo que realmente quiere ganar el campeonato.  

Sin embargo desde el planteo y desde el compromiso volvió a defraudar y el local con una gran entrega y ganando las pelotas divididas de a poco fue llevando a Racing a defenderse cada vez más cerca de su arco y en una jugada donde la desconcentración quedó a la vista, Boselli sorprendió y convirtió el gol.

Racing pareció despertar y en la única jugada hilvanada de ese período, el centro final de Mura, es peinado en el primer palo por Copetti descolocando a Andujar, pero sobre la línea no la pueden alcanzar ni Hauche ni Alcaraz.

En el segundo tiempo una buena jugada entre Moreno, J. Gómez y Alcaraz quien con “sombrero” incluído, no tuvo buen final y prácticamente fue lo único importante que generó el equipo en esa etapa, porque Estudiantes comenzó a predominar en el juego y Gago, viendo lo poco que rendían  Cardona (sigue dando la sensación de jugar sin compromiso) y Hauche, decidió enviar a la cancha a Vecchio y a Carbonero.

Estudiantes ya era más que Racing y en poco tiempo un gol de Zapiola anulado por el VAR por posición adelantada y un remate del mismo jugador que da en el palo izquierdo de Arias.

En un partido que comenzaba a salirse de la normalidad, el árbitro Dóvalo y el VAR comenzaban a ser cada vez más protagonistas y en la búsqueda de una pelota Carbonero encuentra la cabeza de Godoy que se había lanzado hacia adelante y la suela del jugador de Racing impacta sin intención sobre el cuello del jugador de Estudiantes y la amarilla inicial del juez, ante el llamado de los asistentes de video y después muchas idas y vueltas, se transformó en roja.

Un jugador menos y un problema más para un Racing que no tenía respuestas para contrarrestar el juego rival y Gago envió al campo de juego a Galván y Romero por Mura y Mena para jugar con tres atrás, cuatro en el medio y dos adelante, pero el desorden era total.

Un nuevo gol de Estudiantes, nuevamente anulado por el VAR le seguía dando vida a Racing y en un partido donde más peleado que jugado, Morel le entra fuerte a Copetti y  generó un tumulto donde sobraron manotazos y empujones, incluyendo el inesperado de Dóvalo aVecchio, por lo que nada bueno podía esperarse de un encuentro donde prácticamente ya no había autoridad.

Minutos después Alcaraz ya sin el balón, es “buscado” por Ausqui, con una patada mientras con sus brazos lo retiene, situación que provoca la reacción (no la justifico pero si la comprendo) del jugador de Racing, que  termina expulsado por Dóvalo, quien ignoró totalmente la falta cometida por el jugador de Estudiantes.

Un partido más para el olvido, que aun aceptando que las expulsiones lo condicionan, no se puede soslayar que el equipo no lo jugó como una de las diez finales que se habían propuesto, pero como una señal del destino, por los resultados de los demás partidos Racing tiene una nueva oportunidad para seguir luchando por el torneo, ocasión que esperemos sepan aprovechar Gago y los jugadores, para demostrar desde lo animico y lo mental, que realmente tienen la ambición de salir campeón.

Hasta pronto.

 

domingo, 4 de septiembre de 2022

Con sus ganas y el aliento logró el triunfo tan esperado.

Con esta nueva victoria Racing vuelve a estar al tope de la tabla anual de ingreso a las Copas y se mantiene expectante en la lucha por el campeonato local.

Racing trató de imponer su juego desde el primer minuto y tuvo mucha tenencia y dominio del partido en la primera media hora, donde sin llegar a generar muchas situaciones de gol como en otras oportunidades fue el que más propuso.

A los dos minutos Alcaraz y Copetti realizan la jugada que le permite “Charly” quedar mano a mano con Lanzilotta, pero su remate es tapado por el arquero sumado a un cabezazo desviado de Piovi, un tiro libre de Alcaraz y una chilena de Hauche fueron intentos en un periodo de 15 minutos, en los cuales Argentinos no pudo llegar al área de Racing, haciéndolo recién a los veinte , a través de un remate desviado de Avalos.

Argentinos Juniors adelantaba su última línea, buscando dejar en fuera de juego a los atacantes académicos, sobre todo a Copetti, que era quien más cerca estaba de la misma y si bien en alguna quedo expuesto al offside, en otras el juez de línea se lo marcó en forma incorrecta, en una de ellas hasta ignorando la nueva reglamentación del VAR que dice que debe dejar terminar la jugada.

Para romper ese esquema Racing necesitaba que los volantes intentaran sorprender y a los 30 minutos, Miranda quien venía de probar desde fuera del área, ensayó una diagonal al área para que Piovi lo asista con un muy buen lanzamiento, el que por poco no llegó a conectar.

Hubo una réplica de Argentinos, pero era Racing el que más proponía y entre Hauche, Miranda y Mura triangulan para que finalmente el “Demonio” llegue al fondo y envíe un centro rasante que casi se convierte en gol en contra de Mac Allister.

Racing no pudo abrir el marcador en esa primera etapa y la incógnita de cómo iba a reaccionar en el segundo período, donde habitualmente viene bajando su ritmo y su rendimiento.

Con Mena reemplazando a Piovi lesionado,  Racing y Argentinos comenzaron a jugar un partido que desde el comienzo de esa etapa mostró a un rival más adelantado, disputándole a Racing la tenencia de la pelota y el partido se hizo más abierto, porque a los dos el empate no los favorecía.

A los 5 minutos Lanzilotta rechaza con los puños un fuerte remate de Alcaraz en un tiro libre, a los doce Argentinos de contra golpe tiene su oportunidad a través de Cabrera quien desvía su remate.

Gago envía a la cancha a Vecchio y a Jonathan Gómez, por Oroz juego y Miranda, cambios que esta vez sí mejoraron el funcionamiento del equipo, sobre todo por la inteligencia, calidad y precisión del ex Central y del muy activo y participativo ex Argentinos que comenzó a imponer su gambeta.

Y a los 22 minutos Racing tiene dos chances en una para ponerse en ventaja, primero Copetti quien enfrenta mano a mano a Lanzilotta pero su remate al cuerpo es rechazado por el arquero, quien en la misma jugada desvía en gran forma el posterior y fuerte disparo desde fuera del área de  J. Gómez.

El partido era muy disputado y Emiliano Vecchio le había dado a Racing la cuota de juego y claridad que le venía faltando y a los 27 J. Gómez imponiendo su gambeta se hace un lugar y remata, pero su disparo termina en un rebote que recibe sobre la derecha Alcaraz y solo frente al arquero eleva increíblemente su remate por sobre el travesaño.

Eran situaciones que parecían anticipar un final angustiante, porque Argentinos tenía también sus chances, como las de Ávalos, primero de cabeza a los treinta y dos y minutos después cuando todo Racing se distrae discutiendo por un agarrón de camiseta sobre Gómez y el nueve de la Paternal, asistido con una pelota larga queda solo frente a Gabriel Arias, pero el arquero académico en gran forma le desvía el remate.

Gago mete a Romero por Hauche para buscar alguna otra respuesta en el área y faltando cuatro minutos, en un tiro de esquina Galván arremetiendo a buscar el centro, mete un gran cabezazo que después de pegar en el palo, lo hace en la cabeza de Lanzilotta y se introduce en el arco, consiguiendo el gol que le permite al equipo conseguir los tres puntos.

Quedó muy claro que el ingreso de Vecchio volvió a aportarle al equipo la característica de juego que le venía faltando para tener un mejor funcionamiento, la del manejo del ritmo, del pase y de la circulación, las que considero, había comenzado a perder por el bajo nivel que viene teniendo Miranda , quien hasta el torneo anterior, había sido de lo mejor en esa tarea.

Pero creo que no sería descabellado que ambos compartan equipo, porque “Lolo” demostró que es un jugador con muy buenas condiciones, por lo que ambos tranquilamente podrían conformar un medio campo junto con Alcaraz y Moreno, dándole más opciones a la idea de juego de Gago, lo que obviamente determinaría jugar solo con dos delanteros, pero bueno son solo opiniones de un hincha.

A mi gusto después de Emiliano Vecchio, los mejores del equipo fueron J. Gómez de gran tarea en la recuperación y en la ofensiva, Arias, con una gran intervención ante Avalos,  Alcaraz de buen partido aunque no pudo convertir, Moreno que realmente emociona con su despliegue y sus relevos, aunque a veces pueda fallar en algún pase y Galván que sufrió un poco con Avalos, pero con “su” decisivo gol le dio el triunfo a Racing.

Racing debía ganar este partido para aspirar a una mejor posición en la tabla para continuar luchando por el campeonato y sin tener una actuación destacada pudo hacerlo porque a los acertados cambios, se sumó el apoyo incondicional de la gente, acciones que fueron como una inyección anímica para el equipo, que con sus ganas y el aliento logró el triunfo tan esperado.

Por último quería decir que la conferencia de Gago con los medios partidarios fue tan importante, que por su repercusión, los grandes programas deportivos de la tele terminaron hablando de Racing, más tiempo del que lo hacen habitualmente.

Hasta pronto.

 

domingo, 28 de agosto de 2022

El equipo sigue sin reencontrarse

Racing desperdició una nueva oportunidad para sumar de a tres, por lo que sigue dependiendo de otros resultados para seguir en carrera.

El equipo atraviesa una difícil situación porque sigue sin encontrar esa confianza que lo lleve a tener un sostenido rendimiento y entonces pasa de tener un primer tiempo donde genera varias oportunidades para abrir el marcador y en una de ellas concretar el gol y un segundo tiempo donde en los primeros dos minutos cuenta con un par de situaciones para aumentar, a tener una llamativa caída en su juego, a partir del empate del local.

Racing jugó un buen primer tiempo, esta vez con una variante  en la forma de jugar, ya que no salió jugando desde atrás ni buscó tanto la tenencia de la pelota, sino que eligió ser más frontal, con lanzamientos largos para Copetti y Hauche, buscando ganar la segunda pelota a través de Jonathan Gómez, Oroz y especialmente de un mejor Alcaraz, más activo y rápido.

Y en esos intentos Racing comenzó a tener supremacía en el campo rival, porque los volantes encontraban libertad y espacios para jugar cerca del área, al que había que sumarle a los laterales, especialmente a Mura, quien volvió a reencontrarse con el nivel de sus mejores momentos.

Así logró generar cuatro situaciones, la primera de Hauche que cabecea sin fuerza a las manos del arquero, la segunda tres minutos después cuando entre Oroz, Alcaraz y Hauche poenen a Copetti en una situación clarísima de gol, pero increíblemente la tira por arriba el travesaño, minutos mas tarde un remate de Oroz es desviado por Herrera y Copetti no alcanza a tocarla y finalmente llega el gol tras un muy buen centro de Mura para Alcaraz que en como nueve cabecea al gol.

Talleres también buscaba jugar con pelotazos, con la diferencia de que Racing llegaba con mucha más gente y el local solo lo hacía con Valoyes por lo que Arias prácticamente no intervino en esa primera etapa.

En el comienzo de esa segunda parte, Racing encuentra en los primeros dos minutos, dos posibilidades para ampliar su ventaja, sobre todo en la segunda de ellas y de repente todo comienza a derrumbarse cuando en la réplica, una infracción de Orban le permite al local ganar un penal que Valoyes transforma en el gol que lo lleva al empate.

A partir de ese momento, fue como que volvió a entrar en escena la pesada mochila de los segundos tiempos y el desánimo y a la desorientación se fueron adueñando del equipo, que pareció haberse detenido en el tiempo, lo que agrandó a un Talleres que en pocos minutos, le generó un par de situaciones que lo podía haber llevado a ganar el partido.

Racing era intermitente, con jugadores que habían bajado su rendimiento,  Gómez se volvió barullero que práctico, Alcaraz, ya no estuvo tan preciso, Moreno se fue desgastando, el “demonio” cansando y entonces Copetti quedó en soledad.

En realidad solo Mura mantenía su buen nivel y la desesperación llamó a los cambios, pero no ayudaron, primero fueron Piovi por Mena (con algún problema físico) y Romero (jugó?) no tocó la pelota por Hauche,  diez minutos después Alcaraz (creo que no debió salir)  y Oroz le dejaron sus lugares a Miranda que no aportó nada importante y a Cardona, solo ensayó dos remates de larga distancia, faltando 3 minutos salió J. Gómez para que entre Fernández, el chico de 16 años, que poco pudo hacer en un equipo que no lo contuvo ni desde el juego, ni desde lo anímico.

El equipo sigue sin reencontrarse con el buen funcionamiento y dando ventajas a partir de su irregular desempeño, por lo que para aspirar a más el plantel y el cuerpo técnico deben empeñarse en recuperar las virtudes que lo llevaron a destacarse en el primer torneo, las que parecen haber dejado de lado en este campeonato, salvo en algunos primeros tiempos, por eso sorprende cuando Gago afirma “me voy contento con el rendimiento del equipo.”   

Hasta pronto.

martes, 23 de agosto de 2022

Racing parece haber declinado en su ambición.

Este Racing de Gago viene mostrando un estado de confusión de donde le cuesta salir y como agotado mentalmente, parece haber tenido una importante caída en su confianza y en su fuerza anímica.

Y frente a San Lorenzo, volvió a tener otro partido sin mostrar nada que nos permita ilusionarnos, porque nuevamente tenía una gran oportunidad para seguir prendido en la parte alta de la tabla, pero nunca pudo imponer su juego y el por lo menos el primer tiempo fue de adormecimiento.

Un San Lorenzo ordenado le cerró todos los caminos a un Racing que se repetía y sin profundidad  por el medio, buscó por los costados, su juego intrascendente fue fácilmente contrarrestado por la defensa azulgrana.

Con muy flojos rendimientos en Sigali, seguramente por el largo periodo de inactividad, Hauche, Rojas, Miranda y Oroz incómodos e imprecisos se convirtió rápidamente en un equipo sin respuestas y todo se volvió más previsible para el rival, por lo que en ese primer tiempo los arqueros fueron simples espectadores.

El segundo tiempo necesitaba que Racing exhibiera otra cara y Gago envía a Chancalay y Alcaraz por Miranda y Rojas, pero en menos de diez minutos todo iba a cambiar.

A los cinco minutos por el inesperado gol de San Lorenzo, pero lo peor llegó cuatro minutos después cuando Chancalay es expulsado por una irresponsable acción (pisotón a Giay), que lo terminó de golpear anímicamente al equipo, porque perdiendo el encuentro quedó con un hombre menos.

Lamentablemente no es la primera vez que le sucede porque Chancalay, que en muchos de los partidos parece estar como desconectado del mismo, tiene intempestivamente este tipo de reacciones, que lo llevan a la ganarse la tarjeta roja.

En ese panorama Gago envía a la cancha a Romero por  Hauche y Jonathan Gómez por Oroz buscando el empate que consigue diez minutos más tarde, cuando Mena desde la izquierda envía un muy buen centro para la cabeza de Copetti, -la única carta de gol del equipo- y para que Racing consiga el resultado que le daba la posibilidad de poder plantear con diez jugadores un partido distinto.

Pero no fue así, porque Gago creyó que se podía ganar el partido con un hombre menos, (pensamiento que defendió en la conferencia de prensa) y si bien puede decirse que fue una decisión “valiente”, desde mi punto de vista y con todo respeto, me pareció errónea, por el cansancio (San Lorenzo venía con dos días más de descanso) y por el bajo rendimiento que mostraba el equipo, por lo que podría haber intentado otra cosa ante un rival, que casi seguramente iba a ir a buscar el triunfo ante un equipo diezmado.

Pero su creencia lo llevó a realizar lo contrario y terminó dándole al Ciclón los espacios y la oportunidad que esperaba para volver a convertir y a los pocos minutos no lo logró Bareiro porque que milagrosamente lo evita Mura con el pecho, pero si lo pudo conseguir cuando un lanzamiento largo y cruzado desde la izquierda del campo rival encuentra a Racing adelantado y a un Vombergar que le gana la disputa de la pelota a un lento y confiado Mena, para después enfrentar a Arias y concretar el gol.

Al desorden se sumó la desesperación y todo como consecuencia de ir a buscar lo que podía ser un deseo de todos, no solo de Gago, pero no de la forma en que lo hizo teniendo el partido empatado y en una jugada donde Sigali va con todo a ganar la pelota, luego de consultar al VAR es expulsado por juego brusco, faltando cuatro minutos para la finalización del segundo tiempo.

Estar con nueve jugadores era un problema más para el equipo, pero con descuento faltaban unos diez minutos de juego y Gago saca a Copetti para que entre Galván, un cambio difícil de aceptar como hincha, porque era el único que podía cabecear una pelota en el área de San Lorenzo, dejando arriba solo a Romero.

Moreno, desesperado por querer estar cubriendo todos los sectores, se había entregado al lógico desorden mientras Gómez con su gambeta, buscaba conseguir una falta para ganar un tiro libre, lo que lograron ni Alcaraz (otra vez muy mal) ni Romero.

Los espacios que dejaba Racing cuando conseguía hacerse de la pelota y buscaba cada atacar eran cada vez más propicios para San Lorenzo, que pudo haber marcado un par de tantos más sobre la terminación del partido, pero Gabriel Arias respondió muy bien a esos mano a mano.

Sobre el final, una reflexión sobre lo que dijo Gago en su conferencia ante la pregunta sobre porque puso a Galván por Copetti perdiendo el partido: dijo entre otras palabras “porque trató de que no le hagan más goles y porque Romero había jugado menos minutos y físicamente le podía dar más”, pero hasta ahora el ex Vélez sigue sin mostrar algo positivo…y a Racing no le hicieron más goles gracias a Arias.

Quiero seguir creyendo en esta propuesta, pero cada partido se me hace más difícil, ya que observo más dudas, más jugadores con bajos rendimientos y hasta una falta de respuesta física y anímica, dando la sensación de que Racing parece haber declinado en su ambición de pelear por el torneo, lo que lleva al equipo a transitar una inestable pendiente que  pone en peligro el clasificar a la Copa Libertadores por la tabla general.

Hasta pronto.

 

viernes, 19 de agosto de 2022

El triunfo que todos deseábamos.

La necesidad de romper con la seguidilla de empates, llevó a Racing a encarar el partido contra Banfield con más efectividad que brillo, buscando lograr el triunfo que le hacía falta para volver estar en la pelea por la punta.

Y a los tres minutos Racing encontraba el gol que se le venía negando, cuando Oroz, el sorpresivo y bienvenido cambio que introdujo Gago, recupera la pelota en campo de Banfield e inicia la jugada con Copetti quien habilita a Rojas por la derecha, para que después de un enganche, de zurda y desde fuera del área, la clave contra el palo derecho del arquero Cambeses.

Golazo de un Matías Rojas, que va creciendo en su juego y que fue participe de una seguidilla de situaciones en los cinco minutos siguientes, donde Racing estuvo a punto de ampliar la ventaja en jugadas que tuvieron como protagonistas a Copetti y al mismo Rojas, quien en posterior tiro de esquina se pierde un gol increíble.

Pero en lugar de continuar siendo intenso comenzó a bajar el ritmo y la tenencia de la pelota la empezó a compartir con el local, que sin llegar a ser peligroso para tuvo a los veinte minutos y en una jugada aislada, la posibilidad de empatar cuando un remate de González da en el palo y el rebote lo encuentra Chavez que solo frente a Arias cabecea afuera.

Racing ya no era el mismo porque se había retrasado demasiado y en ese afán de siempre salir jugando, Galván por no decidir a quién pasarle la pelota se complica (viene bajando su rendimiento) y obliga a intervenir a Arias para salvar su error.

Rojas estaba teniendo otro muy buen partido, porque no solo estuvo acertado en el gol y en las asistencias, sino que se lo veía con actitud y colaborando en la recuperación, pero era Oroz quien estaba más activo en esa doble función, y a los 29 minutos sobre la izquierda, se anticipa a un rechazo de la defensa rival y entrando al área elude a su marcador para después habilitar en gran forma a Chancalay, que de zurda convierte el segundo tanto.

Racing lograba un claro y merecedor segundo gol y pensaba que la ventaja lo llevó a regular el esfuerzo para el segundo tiempo, donde habitualmente decae en su rendimiento.

Pero lamentablemente no fue así y en la segunda etapa volvió a mostrar los mismos problemas que en partidos anteriores, con esa especie de desconcentración y hasta a veces confusión, que lo lleva a tener distracciones como la que sufrió antes del minuto de juego, cuando después de un lanzamiento largo Enrique de cabeza, pone a Chávez en situación de gol, pero el seguro y rápido Arias, logra tapar su remate con sus piernas, un llamado de atención que se hace repetitivo en Racing, pero que parece no despertarlo.

Le costaba hacerse de la pelota y Chancalay lesionado le deja su lugar a Hauche, para ver si junto a Copetti podían lograr complicar a la defensa banfileña, pero la pelota no les llegaba, ya que con los cambios el local fue ganando la zona del medio campo y a los veinte minutos Ursi estuvo a punto de descontar.

Oroz, Moreno y Miranda ya no encontraban la forma de tener la pelota y Gago envía a la cancha a Romero y Alcaraz por Copetti y Rojas para encontrar alguna reacción, pero  un partido que se había hecho más luchado, les costaba entrar en juego.

Banfield seguía metiendo pelotas sobre la línea de fondo  y una “pifia” a Mura, le permite nuevamente a Ursi quedar mano a mano frente a Arias, pero el arquero académico, vuelve a salvar a Racing.

Racing a través de Alcaraz pudo acercarse al arco de Banfield, la primera asistiendo a Hauche, pero el “demonio” no le puede dar buen final y la segunda es con un remate suyo desde fuera del área que exige a Cambeses.

Poco para un Racing que seguía dando ventajas en defensa para lo que Gago busca solucionar algunos problemas enviando al campo a  Orban y con Gómez por Moreno y Oroz agotados, pero todo parecía seguir igual ya que minutos después Arias que seguía agigantándose cada vez más, le tapa un remate a Cruz en otro mano a mano.

Un Banfield desesperado seguía buscando el descuento, pero Racing contaba con el gran nivel de Arias, y eso le dio la oportunidad de aumentar cuando en una triangulación que realizan Hauche, Romero y Gómez, a este último le cometen penal (que el VAR no revisa) pero la pelota le queda a Alcaraz y su remate es desviado por el arquero del Taladro.

No se si fueron los goles o la imperiosa necesidad de ganar, lo que lo llevó a bajar su nivel de juego ya en la primera etapa y que se fue agravando en la segunda, donde desde los cambios y lo táctico no se vieron soluciones, quedando en evidencia que Racing se defiende mejor teniendo la pelota y jugando ofensivamente, dado que vuelve a sufrir cuando abandona esa idea, pasando a depender casi exclusivamente de su arquero, en este caso del gran Gabriel Arias, quien con sus intervenciones le permitió conseguir los tres puntos.

Racing logró el triunfo que todos deseábamos, el que esperamos pueda convertirse en un punto de partida para un equipo que debe retomar la confianza y la fuerza física y mental necesaria, para afrontar el resto del torneo con la firme convicción de sentirse ganadores.

Hasta pronto.