viernes, 14 de junio de 2024

Cono de sombra.

En un partido donde el equipo no mostró nada de lo que Costas pregona, Racing cayó derrotado ante Lanús dejando nuevamente la imagen de la decepción.

Vi un Racing muy contenido, sin soltarse, sin intensidad y sin ir a buscar el partido, quizás esperando que su rival se adelante y con esa idea eligió saltar el medio campo con pelotazos largos, la mayoría sin destino para los dos guerreros que tiene arriba, esta vez en soledad porque la defensa no achicaba espacios y los volantes con los laterales no solo no acompañaban, sino que no pisaban el área, no recuperaban y por contrapartida la entregaban mal ,por lo que era muy difícil generar alguna jugada que inquiete al arquero Aguerre (salvo la de Almendra que remata cruzado).

Ese sistema fue dándole a Lanús la posibilidad de crecer en ese primer tiempo y con un juego de presión alta llevó a Racing a sufrir algunos inconvenientes y a cometer errores, a los que Cambeses respondió bien, aunque en el minuto final fue derrotado con un cabezazo de Carreras que puso al local en ventaja.

Obviamente el segundo tiempo debía de mostrar cambios, como muchos pensé que Sosa iba a pasar a un medio campo donde un lento Zuculini no recuperaba, no controlaba bien la pelota y fallaba mucho en los pases, (al finalizar declaró que le faltó energía...?), Baltazar corrió mucho pero no aportó nada y Almendra entró poco en juego, pero no fue así y los que entraron fueron Carbonero y Mura por Baltazar Rodríguez y Rojas (lo vi muy nervioso y se salvó de la expulsión) con la esperanza de tener una reacción positiva, la que dio la sensación de que se iba a lograr, pero solo duró un par de minutos, porque rápidamente todo volvió a ser granate y Cambeses que hasta ese momento estaba teniendo un partido correcto, tuvo que responder en varias ocasiones.

A Racing le costaba reaccionar como equipo ante la adversidad y la desesperación solo lo hacía buscar a Carbonero pero sus intentos individuales no lo lograron, mientras por el contrario en Lanús crecían las figuras de Marcelino Moreno y de Bou, quien, después de un lamentable grueso error de Cambeses, que da rebote hacia adelante al querer embolsar la pelota, con un toque concreta el segundo gol granate y le da el golpe final a un equipo que sumó nerviosismo con un arquero que comenzó a tener algunos problemas en las salidas, por lo que Costas busca la solución en Solari por Martirena y en Roger por “Maravilla”, a quien considero lo tendría que haber dejado en cancha para que el área del local no esté tan tranquila y en su lugar sacar a Zuculini.

Pero nada cambió y todo continuó de la misma manera, con dominio casi absoluto de Lanús y un par de intentos de un Racing casi entregado a través  de  un buen remate de Roger que tapa Aguerre y un tiro libre ejecutado por Almendra que pega en el travesaño, pocas llegadas al arco de un rival que además se vio favorecido cuando faltando diez minutos Solari se gana la roja por dos amonestaciones.

No dejan de ser extraños los cambios de actitud que muestra Racing cuando uno menos se lo imagina y anoche donde todos esperábamos ver a un equipo que iban a dejar todo para sumar un nuevo triunfo, al igual que en partidos anteriores nos encontramos con jugadores que parecían haber entrado en un cono de sombra donde la oscuridad los desconectó totalmente del partido y los llevó a la confusión total, de la cual no supieron salir.

Como reflexión saben que pienso que en un equipo hay jugadores “causa” (los no se rinden nunca) y “consecuencia”, (los que necesitan contagiarse de aquellos para reaccionar y seguir luchando) y en el Racing de ayer nunca apareció ese jugador “causa” el que agarra la manija de diferentes formas, desde el carácter (ejemplo “Licha” Lopez) si es necesario puteando para que reaccionen o desde el juego (pudo haber sido JuanFer ) con la voz de mando que transmite desde el “dámela a mí”, quienes a través de su inteligencia les hacen ver que hay un camino.

Hasta pronto

 

domingo, 2 de junio de 2024

El gol de Solari fue un acto de justicia y castigo.

Al Cilindro llegó el Riestra de Fabbiani, un símil del Sarmiento de Damonte en cuanto a la forma de defenderse y de abusar de artimañas para hacer tiempo, pero finalmente el gol de Solari puso justicia en el resultado y le dio a Racing el triunfo que le permite continuar en primera posición.

No es fácil enfrentar a rivales como Riestra, que además de presentar una férrea y ordenada estructura defensiva, viven haciendo tiempo apelando a cualquier forma ingeniosa para cortar el juego, seguramente con el único objetivo de irritar y desconectar a Racing del partido, con el agravante de que el árbitro hacía vista gorda a todo lo que pasaba.

Y Racing fue a buscar la quinta victoria con su habitual juego frontal comenzó a hacer circular la pelota desde su defensa, con sus laterales al ataque y con un medio campo que intentaba pero ante la falta de espacios que le presentaba el rival no generaba demasiado y eso se transformó en un problema, porque al empeño de Nardoni y de Baltazar Rodríguez le faltaba lucidez y Sosa se fue convirtiendo no solo en el distribuidor sino en el conductor del equipo, pero le costaba ubicar un buen pase entre líneas, por lo que Urzi y sobre todo Roger y  Salas, tenían los espacios cerrados por las duras marcas de los defensores rivales.

Después de un flojo primer tiempo los ánimos no estaban bien, porque por nuestras cabezas revoloteaban las imágenes de otros encuentros negativos ante equipos que al igual que Riestra se vinieron a defender y los cambios para la segunda etapa aparecían como más que necesarios por lo que de entrada ya Costas debió realizar uno obligado, Zuculini por Nardoni lesionado.

Riestra cada vez  se iba cerrando más en su zona defensiva y Racing que tenía el dominio absoluto del encuentro, movía la pelota de lateral a lateral pero esta terminaba casi siempre en la cabeza de los defensores rivales por lo que Costas, como entendiendo que se necesitan otro tipo de jugadores para romper esos esquemas, reemplaza a Rojas con David González, que me dio la esperanza de que iba a utilizar su habilidad para juntarse con Roger o provocar algún tiro libre cerca del área, pero terminó posicionándose sobre la derecha y tirando pases largos sin destino.

Racing no podía encontrarle la vuelta al partido y en el banco no estaban ni Carbonero para desbordar ni JuanFer para patear tiros libres o meter una pase preciso, solo un Almendra que había tenido un solo entrenamiento en la semana, para un equipo que solo había podido acercarse al área de Riestra a través de Martirena (otro buen partido del uruguayo) y entonces Solari reemplaza a Urzi para ver si podía cambiar la historia y en su primera intervención arranca desde la izquierda entra gambeteando al área y termina con un remate que el arquero desvía al córner.

Pero solo había sido un destello, porque posteriormente se fue apagando y entonces faltando cinco minutos para el final Costas decide reemplazar a Baltazar por Almendra, quien en el último minuto de descuento desde la izquierda mete un muy buen pase al corazón del área para un infiltrado Salas, quien de espaldas al arco pivotea para Solari que de frente al arco le pega de primera y la coloca junto al palo izquierdo de Arce, convirtiendo el gol que se gritó como si hubiera definido el campeonato desatando el loco festejo de hinchas, jugadores y cuerpo técnico.

Fueron los gritos de desahogo de un Racing que siempre buscó ganarlo, frente a un rival que jugó a no jugar, con actitudes que sobrepasaban el límite de lo entendible y tolerable, por eso considero que el gol de Solari fue un acto de  justicia y castigo al mismo tiempo.

Ahora a continuar enchufados y a dar todo frente a Lanús.

Vamos Racing carajo!

Hasta pronto.

 

 

miércoles, 29 de mayo de 2024

El Racing de Costas avanza a goles firmes.

Racing logró frente a Luqueño un triunfo contundente, importante y decisivo, porque ratificó su gran potencia ofensiva, volvió a mantener su valla invicta y finalizó primero en el grupo, lo que llevó directamente a octavos.

El equipo paraguayo aparecía como un rival débil, pero ya Racing sabe que no hay que descuidarse, con el agregado de que fue sacado de su cancha por la Conmebol y por errores dirigenciales en el cuidado de su campo, y fue a la cancha de Lanús buscando darle a sus molestos hinchas un resultado que les permita olvidar por el momento el no poder disfrutar de su casa, de su Cilindro.

Y Racing comenzó regulando el esfuerzo, como esperando ver que comportamiento tenía Luqueño, pero fue descubriendo que aunque tuviera la pelota su rival no le hacía daño, por lo que solo esperaba tener alguna oportunidad para dar el golpe, que llegó en un tiro de esquina ejecutado por Baltazar Rodriguez, que “Maravilla” con un buen movimiento sobre el segundo palo, termina cabeceando al gol.                                                                                                             

Un gol rápido y sencillo para tranquilizar al equipo, al cuerpo técnico y a todos los hinchas, por lo que Racing comenzó a manejar el partido recuperando rápido por el buen trabajo de Nardoni y Baltazar y buscando llegar con remates desde fuera del área, pero fue en un nuevo tiro de esquina donde estuvo a punto de aumentar el marcador, cuando un cabezazo de Di Cesare termina dando en el pecho del arquero, evitando el segundo tanto que se veía podía llegar pronto y así fue cuando unos minutos más tarde un lanzamiento largo de Nardoni por detrás de uno de los centrales, encuentra el pique del inquieto Salas, quien poniendo el cuerpo por delante del defensor, encara hacia el arco y cuando pisa el área saca un zurdazo cruzado que se clava en el segundo palo, conquistando un gran gol.

El encuentro se jugaba como quería Racing y otra vez el incansable Salas hace que “el renacido” y confiado Martirena encuentre su pase en el área, supere en gran acción a su marcador y enfrente al arquero para convertir un golazo, (que hubiera sido su tercer gol consecutivo), pero su remate es tapado por Aguilar y cerca del final Carbonero asiste a Rojas en el área sobre la izquierda pero su remate se va desviado cuando podía haber buscado a “Maravilla” Martinez en una primera etapa muy buena donde el equipo no corrió riesfos en defensa y fue terminante en la ofensiva, llevándose al vestuario dos goles y una única preocupación,  el fuerte golpe en el tobillo que sufrió “Maravilla” Martinez.                                                                  

Pero no hubo cambios para el del segundo tiempo que mostró a un Racing ambicioso en el comienzo ya que a los dos minutos contó con una gran oportunidad, cuando una buena pared entre Carbonero y Rojas termina con un centro pasado del lateral que le llega a Salas sobre la derecha, quien en lugar de enchanchar para su zurda remata con su pierna menos hábil sobre el primer palo, la pelota es rechazada por Aguilar que achicó bien y después rechazada por un central fuera del área,  la que gana muy bien Di Cesare para probar desde lejos, pero el poste le niega nuevamente la posibilidad de concretar el  gol que estuvo presente dos veces en una misma jugada.                                                       

Diez minutos después comienzan los cambios, Urzi reemplaza a un correcto Carbonero que estuvo más volanteando que buscando desbordar a su marcador y unos minutos más tarde Roger y Zuculini lo hacen por Nardoni y Maravilla.

Racing ya no tenía tanto la pelota, porque Luqueño sumó más jugadores a la mitad de cancha y se hizo de la misma, pero también dejaba espacios importantes en su defensa, los que supo aprovechar Racing como en la trepada de Rojas que termina asistiendo a Ursi sobre la izquierda y su muy buen centro le llega a Salas en el medio del área, quien cabecea al palo de donde viene la pelota pero nuevamente se luce el arquero paraguayo desviando lo que era un gol cantado.

Costas continuó con las modificaciones y JuanFer y Solari entran por Baltazar Rodriguez y Salas, buscando darle mejor destino a la pelota y explotando los laterales como lo hizo al minuto Quintero cuando habilita a Martirena sobre la derecha, quien encara hacia el arco y al ensayar un desborde es derribado dentro del área, claro penal que Roger convierte en el tercer gol, en un partido donde Luqueño solo al final del segundo período exigió una sola vez a Arias quien respondió con seguridad..

Como dijo “Maravilla Martínez” se gana haciendo goles, por eso el Racing de Costas avanza a goles firmes, pero a no aflojar porque faltan dos partidos para terminar punteros en el torneo, sabiendo que después hay tiempo para descansar y para realizar una buena puesta a punto.

Vamos Racing carajo!

Hasta pronto.

sábado, 25 de mayo de 2024

De victoria en Victoria.

En un estadio adverso y un ambiente caldeado por la mala campaña del equipo local, Racing volvió a ganar, sumando tres triunfos consecutivos sin recibir goles en contra.

Esto marca una recuperación del equipo, especialmente en los dos últimos encuentros, donde se mostró como un equipo mejor posicionado, en defensa con un Sosa que como un péndulo se mueve entre la línea de fondo y la zona de volantes (aunque más lo hace junto a Di Cesare (después G. Basso) y Colombo, en la zona de volantes con un mejorado Nardoni y un Almendra que alternó buenas asistencias con algunos malos pases, a los que se les unió un movedizo y utilitario Ursi para liberar a Martirena y a Rojas, más dedicados a poder incursionar en ofensiva sobre los laterales y de ahí abastecer a “Maravilla” Martínez y Salas.

En el comienzo Tigre estuvo cerca, pero Racing rápidamente comenzó a imponer su juego intenso y ofensivo y en un lanzamiento largo de Nardoni para Urzi en la izquierda, este en un solo movimiento controla y desborda a su marcador para después lanzar un buen centro, que como sucede habitualmente va a buscar “Maravilla”, pero su remate es tapado por Zenobio y la pelota que disputan Marchese y Salas, finalmente le llega a Martirena, quien desde afuera del área y de zurda la clava junto al primer palo y vuelve a abrir un partido.

Obviamente sufría Tigre porque Racing dejaba en claro que no le hacía falta mucho para convertir y a los pocos minutos una pelota larga es controlada por Martínez quien asiste a Salas por derecha, que se va solo al gol pero en el toque adelanta mucho la pelota y pierde una gran oportunidad para aumentar.

Racing comienza a regular el encuentro quizás pensando en que un desesperado Tigre dejaría espacios para sus letales contras, pero en el afán de hacer correr la pelota, ciertas indecisiones para salir jugando desde el fondo comprometían al equipo, aunque nunca a Gabriel Arias.

Cerca de los treinta Racing casi grita gol a través de “Maravilla” Martínez en una situación que igualmente estaba anulada por posición adelantada y cuando todo parecía que el primer tiempo iba a finalizar ganando por la mínima diferencia, un incansable Salas es rodeado al lado del banderín de el córner, pero logra saca un centro inesperado que va a buscar Ursi, a quien le van con plancha (para mi gusto penal) y la pelota le llega al admirable “Maravilla”, quien de  espaldas al arco la baja con zurda y con un giro saca un remate de derecha que sorprende al arquero y se convierte en el segundo gol de Racing.

Para el segundo tiempo, la lesión de Di Cesare en el hombro llevó a Costas a reemplazarlo con García Basso y desde el vamos fue a buscar más goles con su poder de fuego ofensivo y en su primer intento un remate de Salas pega en el poste derecho de Zenobio, pero en el siguiente Urzi toca para Salas, este alarga para Martínez y va a buscar la devolución de “Maravilla” que fue excelente, porque lo pone de frente al arquero, a quien deja en el camino con un toque por un lado para ir a buscar por el otro. GOLAZO de quien además de su entrega muestra inteligencia en el juego.

El partido mostraba a un Tigre desordenado y angustiado por su  mal momento y a un Racing que en cada intento ofensivo daba la sensación de convertir, el primero comienza con Salas quien por la derecha desborda y lanza un centro atrás que es tomado por Almendra pero su remate pega en un rival y se va por sobre el travesaño, posteriormente llegó la trepada de Rojas en el área ante un envió de G. Basso, donde supera su marca y remata pero Zenobio tapa bien o cuando nuevamente Salas recibe un gran pase de Almendra pero remata mal.

A los 20 minutos Costas comienza a guardar algunos jugadores para el martes, por lo que “Maravilla” y Almendra son reemplazados por Zuculini y Roger Martínez  y unos pocos minutos después JuanFer Quintero lo hace por Salas.

Racing estaba muy cómodo y ganando holgadamente, pero como recordando lo de Córdoba frente a Belgrano, no se desenchufó y continuó hacerle más goles a un Tigre sin garras y en un muy pase de primera de JuanFer para Urzi que en el área realiza un gran control, al querer rematar le cometen un claro penal que es sancionado y convertido en gol por Quintero.

Posteriormente hay dos muy buenos goles de Roger anulados por posición adelantada y unos minutos de David González que entro por Urzi.

De victoria en Victoria Racing vuelve a ilusionarnos, ahora a ganar el martes en la cancha que sea.

Vamos Racing carajo!

Hasta pronto.


martes, 21 de mayo de 2024

Por sobre todos sobresalió el equipo.

Con una de sus mejores producciones, Racing logró una contundente victoria ante Argentinos Juniors.

Un gran triunfo frente a un equipo que por su actualidad podía transformarse en un evaluador del estado actual de un Racing irregular, que además tenía las lesiones de Mura y Solari y el estado febril de Baltazar Rodríguez, lo que obligaron a Costas a realizar modificaciones, algunas muy cuestionadas (en mi caso la de Martirena), no así Almendra y Carbonero.

Racing volvió a conformar su preferida línea de tres con Di Cesare, Sosa y G. Basso. liberando y el equipo comenzó a funcionar muy bien, porque fue ambicioso e intenso, por derecha con un Salas que cada vez juega mejor de espaldas, es potente desbordando y un defensor más a la hora de recuperar, con un Martirena que ayer estuvo muy seguro en los pases y en sus centros y con un Nardoni que se sumaba a las triangulaciones, entre tanto sobre la izquierda lo hacían un el picante Carbonero y un Rojas más decidido, apoyados en un Almendra que sorprendía en el área, mientras donde “Maravilla” Martínez preocupaba a los centrales y los llevaba a desconcentrase.

Y así comenzó a tener situaciones de gol, las dos primeras en los pies de Almendra, la primera a través de un centro de Salas, pero su remate al medio es tapado por Rodríguez y la segunda después de un gran centro de Martirena al punto del penal pero su disparo al gol que ya gritábamos, es nuevamente desviado por el arquero, dos situaciones clarísimas, consecuencia del muy buen juego que estaba haciendo Racing y ese dominio se vio reflejado a los 25’ cuando Salas en otra de sus recuperaciones sobre la derecha inicia una jugada en la que intervienen Nardoni, G. Basso, Rojas que toca para Carbonero y nuevamente el lateral, quien termina enviando un centro pasado que recibe Martirena en el área y va a buscar con convicción para meter un fuerte remate cruzado que se clava junto al segundo palo. Un golazo del que parecía ser el “alter ego” de aquel uruguayo que me llevó a la crítica permanente, porque nunca pensé que podía darnos una actuación tan convincente.

A todo esto Racing seguía teniendo oportunidades como la del picante Carbonero quien remata desde fuera del área pero el poste le niega el gol y como la del ya confiado Martirena su tiro libre termina exigiendo a Rodríguez (ya figura del rival) en un primer tiempo donde Racing el resultado debió haber sido más amplio.

Para la segunda etapa Racing salió sin modificaciones, mientras Argentinos hizo lo contrario y colmo su medio campo para quitarle la pelota, algo que no había logrado en la primera mitad, pero si bien se hizo de la misma no llevó peligro al arco de Arias, por el buen trabajo de la defensa.

Pero Almendra y Nardoni aun con la colaboración de los laterales y hasta de Salas, si sentían el encuentro y les costaba hacerse de la pelota, pero a los trece minutos hay un hecho que obviamente influirá en el trámite y fue cuando unos empujones entre Maravilla y el central Álvarez, lleva al árbitro a amonestar a ambos, con la consecuencia de que el jugador de La Paternal fue expulsado porque ya tenía amarilla.

Si bien Racing no estaba sufriendo esto le facilitó el desarrollo porque supo utilizar ese jugador que tenía de más y tres minutos más tarde Carbonero gana una pelota sobre la izquierda y comienza una acción similar a la del primer tiempo con la diferencia que esta vez su remate se clavó junto al palo derecho, convirtiendo el segundo gol.

A los 25’ Costas reemplazó a Adrián Martínez y Almendra por Roger y Zuculini para cuidar jugadores que cargaban amonestaciones y minutos después le da minutos a JuanFer quien entra por Carbonero, para que el equipo pueda tener más la pelota y explotar los espacios que dejaba su rival en el fondo y la presión y el toque trajeron el tercer tanto que comienza con un pase de Di cesare para el ya “bien” agrandado Martirena que engancha y toca para Quintero que le devuelve el pase en el área, desde donde el uruguayo lanza un muy buen centro al área, que va a buscar con decisión Roger para meter un cabezazo cruzado al segundo palo de Rodríguez, que solo atinó a mirar.  

Lurgo los cambios de Sigali como premio al homenaje por sus 200 partidos con la camiseta de Racing y de Urzi por Nardoni y Salas. 

Si bien hubo jugadores que destacados como Salas, Martirena, Carbonero y Sosa, considero que por sobre todos sobresalió el equipo, porque realizó un gran partido y nos permite volver a creer que esa actuación puede ser el inicio de un futuro promisorio

Vamos Racing carajo!

Hasta pronto.

viernes, 17 de mayo de 2024

El triunfo trajo alivio.

En un Cilindro pleno de tensión, un Racing inquieto volvió al triunfo ante Coquimbo y  continúa primero en el grupo H de la Sudamericana.

El clima nervioso y expectante se veía reflejado en el equipo, que en el primer tiempo se mostró desordenado y desorientado con un Arias que a los pocos minutos ya comenzaba a acercarse al banco a hablar sobre ciertas incomodidades, lo que no era una buena señal porque eso marcaba que había confusión y jugadores intranquilos, que solo buscaban sacarse la pelota de encima con lanzamientos largos y sin destino cierto para delanteros que vivían en la lucha permanente con sus marcadores.

Coquimbo jugaba mejor y aunque no llevaba peligro al arco de Racing el “movete, Racing, movete” se hizo sentir en el estadio y se hizo carne en el equipo, que salvo Sosa que distribuía bien, los demás solo eran un grupo de jugadores  irresolutos, enredados y la consecuencia fue que en esa primera etapa solo tuvo una  oportunidad de gol y fue a través de un remate de “Maravilla” Martínez que desvió el arquero Sánchez. 

Por donde se lo analice, un primer tiempo inaceptable de este Racing que quiere ser protagonista, que me hizo pensar que con Almendra (aun reconociendo que no anduvo bien en los últimos partidos) podía tener más juego y buen pase en un medio campo donde los volantes se esforzaban mucho pero no aportaban demasiado y que con Carbonero al menos intentaría algún desborde con gambeta, reemplazando a Solari y Rojas y retrocediendo a Sosa a la línea de fondo.

Obviamente no acerté porque solo Carbonero reemplazó a Solari, pero con su presencia Racing mejoró y comenzó a llegar más al área del equipo chileno, primero a través de Baltazar Rodríguez y minutos más tarde cuando logra el tan ansiado gol, en una jugada donde tras un centro de Rojas, Martínez remata y la pelota es desviada por el brazo de Fernández, penal que el VAR sanciona y que convierte el mismo “Maravilla”.

El tanto trajo tranquilidad al Racing, que salvo en un gol bien anulado a Camargo, no volvió a sufrir otras situaciones peligrosas, porque Sosa ya ocupaba un lugar en la línea de tres centrales, lo que hizo que el equipo se acomodara mejor, dándole mas libertad a los laterales y justamente por uno de ellos llega la jugada del segundo gol, cuando por la derecha Mura toca para Salas y va a buscar la devolución para después habilitar a Nardoni quien pisando el área, saca un gran remate cruzado que se clava en el segundo palo.

Racing ya ganaba por dos goles pero diez minutos más tarde se da una jugada donde Salas disputa una pelota con Fernández pero neste lo golpea en el suelo, lo que lleva al árbitro a cobrar infracción y expulsar al jugador de Coquimbo que ya estaba amonestado. El tiro libre que ejecuta Rojas a ras del piso es desviado por el arquero, pero a la pelota llega rápido Baltazar Rodriguez y la envía paralela a arco donde en gran anticipo sorprende nuevamente “Maravilla” Martínez para gritar su doblete y el tercer gol de Racing.

Un resultado amplio y un hombre de más ponían a Racing en una situación ideal para ampliar el resultado, pero eligió hacer circular la pelota y a conservar algunos jugadores, primero Roger por “Maravilla”, después fueron Zuculini y Urzi por Baltazar y Salas y faltando pocos minutos, Almendra por Nardoni.

Es cierto que el triunfo trajo alivio pero no la solución al mal juego, porque no es muy prometedor lo que hoy está mostrando Racing, por lo que considero que  los recursos para mejorar en ese aspecto están en elegir bien los jugadores del medio campo, donde los cambios de ritmo de Baltazar Rodriguez y Nardoni podrían combinarse con la capacidad de JuanFer y/o Almendra, para evitar que la pelota vuele tanto y asistir de mejor manera Salas, Carbonero y “Maravilla” Martinez.

Por último y con todo respeto me voy a referir a Costas, ídolo indiscutido del club, porque me da la sensación que en el afán de ayudar, desde la línea de cal transmite su sentir a los jugadores con la pasión, la ansiedad y la desesperación del hincha que lleva adentro, lo que los desconcentra y los distrae al estar más pendiente a lo de afuera que a lo de adentro.

Entiendo que Gustavo es así y se desvive por su Racing y evidentemente es algo difícil de solucionar, pero el resto del cuerpo técnico debería tratar de encontrar la forma de dar las indicaciones más tranquilas, para que el equipo pueda retomar lo antes posible, la confianza perdida.

Hasta pronto.

lunes, 13 de mayo de 2024

Este Racing derrumba sueños y esperanzas.

Anoche quedó más que claro que Belgrano festejó el empate como un triunfo y Racing lo sintió como una derrota.  

Es cierto que el que anoche estaba integrado por jugadores que no jugaban o lo hacían poco, pero Cambeses parecía nervioso, (seguramente porque arrastra su error en la Copa Argentina) y todavía no da seguridad, Martirena no marcaba y no se entiende porque es titular estando Rubio, Sigali fuera del gol, sin reacción en dos goles, Colombo inseguro y en el primer gol hipnotizado por la pelota perdió a Jara, a Rojas le cuesta recuperar su nivel, mientras en el medio hubo hasta los cambios una buena tarea de Sosa, Baltazar Rodríguez y Nardoni, apoyados por  un Carbonero que fue de menos a más, de un Roger Martinez más activo y de un Urzi que acompañaba bien.

Así fueron llegando el golazo de Sosa, el penal de Roger y el de Sigali en un primer tiempo de Racing aceptable y de resultado inesperado, que iba a seguir aumentando en la segunda parte cuando el dominio del encuentro le permite a Carbonero realizar un  gran desborde y su remate al arco lo desvía Losada para un activo Roger, quien concreta el cuarto tanto.

Pero la supuesta fiesta comenzó a tener problemas a partir de los cambios, porque Costas reemplaza a Martirena por Pillud (que hace meses que no juega) y a Urzi por Almendra pero minutos más tarde decide sacar a Sosa y Carbonero, dos de los mejores jugadores para que entren Di Cesare y Solari, lo que le hicieron perder ritmo y pelota al equipo, ante un Belgrano que buscaba en sus centros la solución y lo logra con Troilo quien ante la floja marca de Sigali que apenas intentó un saltito que ni siquiera molestó al defensor celeste consiguió el descuento que saco a Racing del partido y reavivó al equipo cordobés.

Creo que la mayoría de los hinchas presentíamos que se venía la noche, porque ante un rival que no tenía nada que perder, de estar entregado se había puesto solo a dos goles y faltaba mucho ante un Racing que iba transmitiendo esa imagen de debilidad, la que se fue confirmando cuatro minutos después cuando en un desborde de Reyna (Sigali vuelve a fallar por su lentitud), le llega el centro a Jara para meter el tercero.

Para colmo de males Galván entra por Rojas y en su primera intervención por querer defender el único gol de diferencia, mete un pase atrás para Cambeses, pero se convirtió en una asistencia “Maradoniana” para Jara, quien enfrenta al arquero y con un toque  iguala el partido que pudo haber sido para cualquiera de los dos, porque Jara y Almendra estuvieron a punto de convertir.

Este Racing derrumba sueños y esperanzas, porque es un equipo inestable emocionalmente y eso lo confunde y lo hace desconfiar de si mismo, como le pasó anoche donde termina empatando un partido que tenía ganado y que si duraba un poco más quizás hasta lo perdía.  

La cara de los jugadores y de Costas conformaban la imagen de la derrota, sin dudas por ser responsables de esta situación a la que solo enfrentan con palabras al viento (Sigali no sabía que términos usar para definir este desastre y pidió apoyo a los hinchas para ganar el jueves ante Coquimbo, como diciendo nosotros solos no podemos hacerlo, mientras Costas dice que ellos mismos se dan los cachetazos).

Bueno señores, lo que hay que hacer es decirse las cosas en la cara porque no son chicos amateurs de un barrio que van a jugar a la pelota, son profesionales que deben defender con alma y vida esa camiseta, caso contrario sean honestos con ustedes mismos y los que no se sientan con fuerza y en condiciones anímicas para salir de este negativo momento den un paso al costado, porque ustedes pasan, pero nosotros somos los que nos quedamos, porque Racing fue, es y será parte de nuestra vida y de nuestras familias.

Hasta pronto.