lunes, 5 de noviembre de 2012

Este equipo no está mentalizado para ganar.


Mucho calor. Poco fútbol. Sabor a nada.


Aunque en el primer tiempo Racing haya tenido tres oportunidades ante un Tigre que jugó con muchos chicos, mostró desinteligencias sobre todo a las espaldas de Villar quien tenía que desdoblarse en una tarea titánica convirtiéndose finalmente en una de las figuras rescatables.

Evidentemente correr a Ortiz a la derecha no lo favorece y más aún cuando se formó la línea de cuatro. Allí era Pillud y no Corvalán para que Cahais quede de marcador de punta y Ortiz y Migliónioco se ubiquen dentro del área.

En el medio nunca hubo presión y en el primer tiempo la pelota la tuvo bastante Pelletieri – quien se equivocó muchísimo- mientras Zucculini, mucho mejor dentro de un desorden general - compensó con el “discutido” gol donde definió con clase.

Lamentablemente después tuvo mala suerte al desviar la pelota en el tiro libre de Tigre sobre la hora y descolocar a Saja quien tuvo una destacadísima actuación.

Camoranessi perdió un gol increíble pero además no anduvo bien con la pelota y al igual que Sand –de buen primer pase para el gol que se pierde Camoranessi- pareció que “sintieron” el partido rápidamente.

Quizás el clima pesado los afectó.

La excepción fue Centurión quien a pesar de que a veces se nuestra egoísta se bancó todo, ya que fue maltratado fundamentalmente por Echeverría con dos codazos- el segundo de expulsión- y así y todo se las arregló para complicar al fondo de Tigre generando varias situaciones de peligro.

En tanto Vietto ha bajado su nivel y careció de oportunidades.

En realidad al lograr el gol el equipo se refugió confiando en su gran arquero Saja..

Pero nunca conformó una línea de fondo segura y los cambios fueron tardíos ya que Tigre llegaba más asiduamente al área de Racing.

Un punto es un punto para este equipo que muestra una gran entrega, pero que nunca nos da esa sensación de que vamos a ganar el partido.

Siempre con la angustia a flor de piel.

Es cierto que uno se ilusionaba nuevamente si hubiéramos ganado, pero debemos tener en cuenta lo siguiente: Racing no da vueltas partidos que comienza perdiendo y aunque está junto a Boca con quien todavía no jugó, no le pudimos ganar a Newell’s, ni a Vélez, ni a Belgrano, ni a Lanús, etc,.

En síntesis a todos los equipos que pelean arriba.

Es lógico que uno lamente los dos puntos perdidos, pero en nuestra intimidad donde aflora el sinceramiento sabemos que jugando así no podemos “campeonar”, porque este equipo no está mentalizado para ganar.

Sí quizás está preparado para dar batalla y encontrar la oportunidad para hacer un gol y defenderlo.

Es una forma de sacar puntos.

Hasta pronto.