martes, 11 de diciembre de 2018

"Cerebro mágico".

El comienzo daba señales de que Racing podía terminar el primer tiempo con más de un gol a su favor, porque tenía el dominio del partido y los primeros minutos habían mostrado cierta facilidad para llegar al área rival, primero con cabezazos de Lisandro López y Donatti ( a los que Ardente  respondió bien) y a continuación con un desborde de “Licha” que increíblemente desperdicia Cristaldo.

San Martín solo procuraba encontrar el momento donde un error en un pase podía podía acercarlo al arco Académico y tuvo alguna que otra ocasión, pero Racing era el que imponía condiciones y a los 35 minutos, otra vez Lisandro por izquierda llega al fondo y su pase atrás es tomado por Zaracho que remata pero tapa Ardente, la jugada prosigue y después de un par de toques por derecha de los pies de centurión sale un buen centro que “Licha”, después de un gran  movimiento, conecta de cabeza concretando el gol que sería el del triunfo.

La primera parte finalizó con un merecido triunfo parcial que preanunciaba un segundo tiempo con San Martín arriesgando más y eso quizás, llevó a que Racing se confiara demasiado, porque los sanjuaninos fueron a buscar más adelante,  pero la Academia ya con Solari por Centurión ( problemas estomacales decían ) aprovechó poco las oportunidades que tuvo,  dado que ni Fernández, ni Zaracho que siempre tiene un par de ocasiones por partido no supieron concretar.

Y entonces Racing sufrió más de lo que debía, corriendo un riesgo innecesario, porque la diferencia de un gol no da ninguna seguridad, eso derivó al pérdida de la tenencia de pelota porque los sanjuaninos con más lucha que fútbol de alguna manera emparejaron las acciones y le crearon situaciones como la que salva García de buen trabajo, quien con un manotazo intuitivo rechaza una pelota a su espalda que podría haber sido el empate.

Racing en esa segunda mitad pareció jugar pensando más en sostener la ventaja para seguir siendo líder y sacarle más puntos a los demás equipos, algo que llamó la atención, sobre todo jugando de local, pero que se termina confirmando cuando Orban entra a formar línea de cinco.

No podemos discutir que Racing cerró un muy buen semestre, donde el equipo mejoró mucho en la faz defensiva, con una línea de fondo con buen rendimiento y con un arquero que fue creciendo en su rendimiento, con un medio campo donde Dominguez volvió a ser el jugador más destacado y Zaracho fue convirtiéndose en un jugador cada vez más importante, de área a área, aunque con un déficit en la definición (vuelve a errar nuevamente en el segundo tiempo), con Centurión que bien o mal siempre es importante por su juego y con un “Pol” Fernández que tiene buena pausa, buena pegada y claridad, pero por su manera displicente de jugar, por momentos da la sensación de sobrar el partido y arriba Cristaldo que si bien se esmera, no termina de convencer como el delantero contundente que debe acompañar a Lisandro López en un equipo que quiere salir campeón.

Ahora, si bien en general el equipo está rindiendo, parecería que hay algún que otro problema a la vista con la sensación de que no tienen visos de solución y me estoy refiriendo a Bou, que no se entiende bien porque no entró el último domingo cuando Cristaldo era perfectamente reemplazable, lo que marca que posiblemente haya otro inconveniente escondido ( eligió a Orban para defender ) y Cardozo, que después sí reemplazó a Férnandez, pero que podía haberlo hecho mucho antes dado que “Pol” no estaba teniendo un buen encuentro.

Como reflexión final, me voy a referir Lisandro López y quizás me exceda en los elogios, pero “Licha” es para Racing su “cerebro mágico”, porque sabe todo, hace goles, baja como enganche, ayuda, defiende y así como el hincha es el alma de Racing, Lisandro lo es para este equipo por lo que siente y transmite, por lo que emociona con su entrega y porque es esencial para que la energía del plantel no decaiga, un fenómeno el capitán académico.

Los que fue Milito ayer, lo es hoy “Licha”, de distintas formas pero con un mismo fin, rogando que su cuerpo aguante para que no falte en el primer equipo, ya que hoy por hoy Racing no cuenta con otro jugador que contagie como él.

Por último y para lo que viene, no descubro nada si digo que Racing necesita de un delantero importante y de un volante con más peso para sostener la punta, pero jugadores de la jerarquía del Chileno Díaz, como pueden ser Cvitanich y Cardona por ejemplo, que escuché se están nombrando.

Bueno, ojalá comencemos la segunda y definitiva parte del torneo con triunfos, porque la seguidilla viene difícil.

Mientras tanto este fin de año, brindemos por un Racing que es el líder del campeonato y que nos ha dado mucho más alegrías que tristezas.

Felicidades para todos!

Hasta pronto.