domingo, 6 de septiembre de 2015

Una actuación que ilusiona.

Siento que estuve viendo a un equipo que mostró un alto grado de similitud con el último campeón, con puntos altos en todas las líneas y donde realmente se hace difícil encontrar un jugador que haya tenido una baja actuación.

Seguro, sólido y con la convicción de ir tras el triunfo desde el minuto inicial, Racing demostró que recuperó la memoria, la confianza y el espíritu ganador de aquel que nos dio la gran alegría en diciembre pasado.

No hablo de brillantez, hablo de que se jugó un gran partido porque supo que hacer, tuvo el dominio absoluto del encuentro y presencia en todo sentido, percepción creo que el equipo transmitió a todos los hinchas, que emocionados parecíamos estar viendo al Racing del primer semestre, ese que nuevamente nos permite volver a soñar.

Desde la recuperación de Lollo, quien volvió a lucir entregando esa sensación de seguridad que parecía había perdido ( quizás por la ansiedad de ser transferido, que siempre juega en la mente de cualquier jugador ), pasando por el gran trabajo de Grimi, un luchador empedernido que se ganó la consideración de todos los hinchas, quienes junto a Sanchez y Díaz cerraron todos los caminos al arco de Saja. 

La excelente tarea de la línea de volantes con un Cerro indiscutido como titular, ahora acompañando y pisando el área rival,  junto a Luciano Aued quien volvió a ser aquel que se lucía tanto en el quite como en la distribución, más las hoy determinantes actuaciones de Noir y Acuña, cumpliendo una tarea sobresaliente tanto en la marca como pasando al ataque exigiendo permanentemente a la defensa del Lobo platense y abriendo surcos por donde transitaran.

Y adelante un Milito generoso y lúcido con un Bou que volvió a estar intratable, enchufado como el año anterior y siempre al acecho, la "Pantera" impuso cuando se lo propuso, su potencia y su calidad, para convertir un gol, perder alguna que otra posibilidad y asistir a sus compañeros.  

Fue una actuación que ilusiona de sobre manera, por su actitud, por su mejora en el juego, por recuperar el nivel individual de los jugadores y por no abandonar la búsqueda de más goles en ningún momento del encuentro.

Realmente convincente por donde se la mire esta tarea ante Gimnasia, con un resultado escaso gracias a la actuación de su arquero Navarro, ya que podía haber sido goleada, que espero se repita en adelante, para ahora sí poder tener esperanzas de pelear el torneo.

Ahora llega una semana de alta responsabilidad donde el equipo deberá poner todo lo necesario para salir airoso, desde la actitud, la solidaridad y la inteligencia, para atender como corresponde los compromisos que pueden llevarlo a la cima de la tabla.

También está en juego la Copa Argentina y casualmente el rival es uno de los que enfrentará por el campeonato es decir que en pocos días Racing posiblemente juegue los dos partidos frente a San Lorenzo, algo desgastante para los dos equipos y donde allí Cocca y su gente deberán decidir si son los mismos jugadores o habrá algunos cambios en dichos partidos.

Hasta pronto.