domingo, 10 de mayo de 2015

Positivo, por el punto y por un Lollo a punto.


Sabemos lo que le cuesta a Racing obtener buenos resultados cuando juega frente a  River, sobre todo en el Monumental y con el agregado de hacerlo con una formación alternativa.
Y el partido comenzó casi como lo esperábamos todos los hinchas, con la sensación de que íbamos a sufrir y mucho porque Racing no hacía pie y tardó unos 20 minutos en comenzar a equilibrar el trámite.
Es que River no llegaba tanto, pero tenía el total manejo del juego y complicaba con los tiros de esquina y Racing no podía contrarrestar ese juego, porque no podía retener la pelota las pocas veces que la tenía en su poder.
Es que no contaba con jugadores aptos para tal fin y además se sumaba que había jugadores que no pesaban demasiado en el partido. Uno con mucha experiencia: Alvarado, quien con excesiva parsimonia, que exasperaba, perdió pelotas en zona media provocando sendos contragolpes de los millonarios y el otro el chico Castro, a quien no voy a caerle con una crítica importante, pero en honor a la verdad todavía no le encuentro ninguna virtud para destacar.
Es evidente que Cocca tiene su cuota parte de responsabilidad al ubicarlo en esa posición, pero también la tiene el jugador  y fue por eso que buscó corregir su parte de error al reemplazarlo antes de los 30 minutos, algo que el jugador aceptó sin quejas       –así se vio en la Tele-, lástima que “quemó” un cambio rápidamente.
Racing fue mejorando con el correr del encuentro, Gastón Díaz se fue asentando a pesar de que River recargó mucho el juego por su lado, Lollo que volvió y se lo vio muy recuperado, rápido y atento a cada jugada, demostrando que ya está para volver a ser aquel patrón del área que tuvo la Academia, mientras Cabral y Voboril tuvieron un partido correcto.
En el medio, nobleza obliga, hubo un buen partido de Acevedo, quien estuvo bien metido desde el vamos y además mostró algo de lo que catapultó en Defensa y Justicia para llegar a Racing,  Castillón aportó su esfuerzo para hacer la banda aunque sin claridad cuando tuvo que acompañar en la ofensiva y mientras Nagüel tuvo participaciones interesantes, aunque se enceguece demasiado cuando llega a la puerta del área, Acuña le dio más movilidad a la zona, acompañando además los pocos ataques que tuvo el equipo.
Adelante Brian Fernández tuvo un partido interesante porque le da otra dinámica al ataque y es una opción permanente para sus compañeros cada vez que Racing recuperaba la pelota, aceptando que inicia casi todo bien pero muchas veces finaliza las jugadas de mala manera.
El encuentro sin duda tuvo a River como el equipo con más tenencia y circulación, pero sin llegar a generar demasiadas situaciones de peligro para Ibañez, quien respondió bien, fundamentalmente en la jugada del segundo tiempo donde tapa un buen disparo de Mayada.
Acevedo debatiéndose casi solo en el medio ya no podía con la dupla Mayada-Pisculichi por eso antes de los 20’ Cocca reemplaza a Castillón por Videla y así tener en el medio a alguien con más marca y experiencia.
El cambio me pareció correcto pero a mi gusto lo hubiera hecho por el chico Castro, adelantando a Castillón junto a Fernández, aunque minutos después fue reemplazado por Bou.
Finalmente creo que en un escenario siempre problemático Racing logró un saldo positivo, por el punto y por un Lollo a punto, para seguir sin perder y para sumar un hombre que Racing necesita por su capacidad de mando y ascendencia en el área.