domingo, 20 de abril de 2014

Resurrección virtual.


No esperaba que Racing jugara bien si nunca lo hizo hasta ahora, ni tampoco que Merlo saliera a atacar con todo si no es su esencia como técnico, pero además sabiendo por declaraciones públicas de Borghi, que Argentinos saldría a ganar todos los partidos porque que los empates no le sirven.

Pero en un partido de trámite lamentable, imposible de ver y sobre todo de digerir desde el juego en sí, nada hacía prever que finalmente Racing se iba a alzar con un triunfo, tan sorpresivo e inesperado como aquel en Vélez, cuando en realidad creo que todos rogábamos que finalice el partido y pudiéramos llevarnos un empate.

Pero como en la vida, en el fútbol también existen milagros y  “Mostaza” Merlo que vivía su “crucifixión” anticipada, sobre el final del partido en La Paternal tuvo su resurrección virtual.

No tiene sentido alguno hablar de los jugadores, salvo de uno especialmente: Rodrigo De Paul, a quien esta vez “Mostaza” no lo retiró del campo de juego ( quizás como reconociendo su error en el cambio ante Gimnasia) y que fue – como lo es habitualmente- el único que le da a este equipo algo de claridad con el agregado de que hoy le dió el triunfo a Racing, con un gol sobre la hora, tras una buena jugada personal.

Y como una mención positiva digo que Cabral  -a quien se le niega el gol minutos antes del que le dio los tres puntos a Racing- , ha demostrado que está en condiciones de disputarle el puesto de titular a cualquiera de los centrales.

Aunque todavía no estamos del todo afuera del descenso, creo que ya no vamos a sufrir tanto mentalmente con los números de los promedios, pero la bronca, el dolor y la tristeza de esta paupérrima temporada no la podremos dejar de lado fácilmente.

Ojalá esta cierta liberación ayude al cuerpo técnico y a los jugadores, a mejorar aunque sea un poco el andar de este equipo, para lograr una cosecha de puntos que nos permita comenzar la próxima temporada con cierta tranquilidad.

Hasta pronto