sábado, 20 de octubre de 2012

Saber que hacer.


Es evidente que este Racing se siente más cómodo sin la pelota que con la “redonda” en su poder. Esto no es nada nuevo pero ahora se ha convertido en una estrategia.
Porque con los cambios realizados hace tres encuentros Racing tiene un equipo más rápido en su contragolpe, que al recuperar la pelota busca partir velozmente en busca del arco rival en una actitud bien vertical, aunque no se detiene a pensar.
Esto complica a las defensas rivales pero muchas veces genera complicaciones a los propios atacantes.
Porque al no haber precisión hay cierta torpeza, con el agravante de que eso genera un mayor desgaste físico.
Pero hoy por hoy Racing encontró una forma de juego que le está permitiendo salir airoso de este “quinteto de la muerte” con tres triunfos y un empate, lo que lo mantiene en una posición que –nobleza obliga- quizás muchos de nosotros – y me incluyo- no pensaba que íbamos a encontrarlo a esta altura del campeonato.
No descubrimos nada si decimos que los rosarinos tratan bien la pelota y tienen un movimiento en la cancha más que interesante, con un delantero como Scocco que realmente por lo menos a mí me ha sorprendido por sus condiciones.
Pero Racing en el primer tiempo pudo hacer el gol casi de entrada, cuando en un corner Ortiz la peina y Cámpora revienta el travesaño.
Después Newell’s Old Boys, se hizo dueño de la pelota y del partido pero sin llegar a poner en riesgo el arco de la Academia salvo en un tiro de Scocco que Saja tapó en forma brillante.
A partir del segundo tiempo Racing emparejó el partido y hasta por bastante tiempo fue quien dominó encontrando en un par de jugadas la posibilidad de abrir el marcador, pero finalmente todo terminó en un empate, de alguna manera valorado por los dos, ya que ambos siguen siendo primero y segundo.
Algunas cosas para rescatar: La defensa se ha consolidado y los marcadores de punta se han superado, aunque lejos mejor Pillud que Corvalán quien sigue teniendo dudas sobre todo cuando hay que jugar ( en realidad no se anima a jugar y en ese caso por lo menos yo prefiero que la reviente ).
Los centrales muy bien aunque espero que Ortiz no falte nunca.
Los volantes tuvieron una tarea muy complicada. El desgaste de Villar le ocasionó problemas a sus gemelos. Es increíble lo que entrega este jugador y a veces de tanto ida y vuelta se pasa de vueltas y pierde la pelota, reconociendo su importancia en la defensa como en el ataque. Pelletieri y Zucculini alternaron buenas y malas, mientras Centurión en pocas oportunidades pudo imponer su gambeta y su tranco ya que con la marca encima le costó tomar distancia para encarar. Defendiendo colaboró pero terminó perdiendo pelotas cerca del área de Racing lo que le permitía a Newell’s encontrar la posibilidad de encarar a la línea de fondo directamente.
Bien hecho el cambio aún sabiendo que se pierde velocidad en el ataque.
Adelante Cámpora está teniendo un buen desempeño. Esta cerca del gol – hoy tuvo tres oportunidades, una en el travesaño – ayuda a recuperar muchas pelotas y atora a los defensores, mientras Vietto sigue siendo un ariete que preocupa y con su velocidad genera situaciones. Hoy tuvo un par de oportunidades que desperdició por no usar la izquierda y querer enganchar. Esto es algo que debe corregir ya que esas ocasiones debería haber pateado de primera con la zurda.
Camoranessi entró y no pudo jugar más cerca de Vietto como en los partidos anteriores ya que la salida de Centurión lo obligó a volantear y estar mas cerca del medio campo, aunque tuvo cumplió una tarea más que aceptable.
Sand estuvo más activo pero en este juego, salvo en las pelotas paradas, es difícil hacerse del balón, aunque esta vez tuvo mayor predisposición para bajar a colaborar en el medio campo.
Fariña poco y nada. Es evidente que la posición forzada de volante tirado a la izquierda pero con la obligación de bajar a defender no lo siente, pero puso su cuota de sacrificio, aún  cuando comete errores como el de tirar un caño en el costado cerca del área de Racing  perdiendo la pelota y permitiendo que Newell’s tenga una jugada a favor.
Finalmente un partido donde los rosarinos aparecen como luciendo mejor pero donde Racing tuvo más posibilidades de convertir.
Lo que siempre uno aspira de un equipo es una identidad y Racing lo está logrando con una base sólida – sobre todo en faz defensiva- que le permite saber que hacer ante cada rival lo que lo está convirtiendo en un equipo respetado.
Ahora llega Vélez, para mí un rival mucho más difícil que Newell’s, que va a atacar a la Academia desde el primer minuto, algo que quizás le venga bien a Racing.

Hasta pronto.