martes, 24 de octubre de 2017

El mal resultado… resultó un "triunfo" para Racing.


El clima caluroso y húmedo invitaba a dormir y Racing se quedó dormido en la hamaca paragüaya, olvidándose de  que tenía que despertar a jugar uno de los dos partidos que le pueden dar el pase a semifinales de la Sudamericana.

Desde el primer momento la desorientación se hizo presente en el equipo, que además de distracciones groseras como la de un saque de banda donde todos miraban a quien lo hacía mientras a la espalda de Solari recibía solo un rival, pudo observarse como los jugadores estaban más dispersos que ordenados, evidente síntoma de que Racing todavía no sabe qué hacer ni de qué forma jugar.

Realmente no sé cuánto tiempo necesita el técnico para ofrecernos a los hinchas algún concepto, alguna percepción que nos permita ver por lo menos cierta imagen de equipo que sabe lo que quiere, porque hasta ahora solo son momentos intermitentes en los que apareció algún esbozo de asociarse, de hacer circular la pelota, pero muy poco para tener aspiraciones serias, todo pasa por si alguno tiene cinco minutos de iluminación propia para realizar una jugada que pueda darnos alguna posibilidad de gol, es decir son solo esfuerzos individuales.

Todo esto sumado a las muy flojas actuaciones de jugadores que dentro de todo pensábamos que podían darle cierta jerarquía al equipo, caso Orban que parece que cada vez que sale a marcar se lo lleva puesto al rival o Solari que tuvo un partido pésimo en la marca y muy flojo en ataque, como diciéndole al técnico mi puesto es de volante, en realidad muy poco para rescatar, y ese mérito si se quiere, se lo lleva Ibargüen, sobre todo el primer tiempo, porque creo que el segundo no lo aguanta, por su falta de continuidad que hizo que sintiera físicamente el partido.

El cambio de Licha López llamó la atención pero a mi entender fue porque que Cocca quería dos cosas al mismo tiempo, tratar de empatar, pero más que nada que no le hagan otro gol, entonces para que sacar a Meli o a Solari, si a pesar de lo desastroso que jugó el equipo, el mal resultado… resultó un "triunfo" para Racing.

Porque quedó la sensación de que es un resultado que se puede dar vuelta, porque Libertad solo juega para Tacuara Cardoso y Salcedo, dado que no tienen tanta contención y la defensa da ventajas, pero claro, esa ilusión tiene sentido si Racing cambia su forma de jugar, poniendo en cancha a jugadores que tengan por lo menos alguna coincidencia en la forma de pensar.

Por último, se pudo ver que hubo demasiadas discusiones entre los jugadores y esto señala que por lo menos hay desconcierto, consecuencia de no entender el mensaje que baja del técnico, porque no es claro o porque no lo saben llevar a la práctica, lo cierto es que la confusión y la falta de confianza van ganado la batalla.

Hasta pronto.