domingo, 8 de febrero de 2015

Fue un mensaje para los dirigentes.


Amistoso en San Juan.
Que van, que no van…que Cocca no quiere, pero hay que cumplir con el compromiso…
Finalmente va un equipo alternativo.
Que no va Cocca porque se queda con los titulares…pero al final viaja.
Que se juega a las 22 …pero no. Va a las 23 hs.
De hecho la sensación es que era un viaje sin ganas de hacerlo, tanto por el cuerpo técnico, como los titulares y por supuesto los suplentes, lo que posiblemente afectó mentalmente a los que afrontaron el compromiso, a quienes pudo haberlos invadido el desgano.
A todo esto hay que sumarle un corte de luz parcial que postergó varios minutos el comienzo.
Resultado: un partido horrible por parte de Racing y además…penales, lo que hizo que
terminara a la 1.30 de hoy.
Racing perdió con justicia y yo, como seguramente  muchos de Uds. habremos visto muchas veces jugar mal a Racing, pero lo del primer tiempo de anoche fue sencillamente “de terror” ( como decía el viejo Griguol ).
San Martín podría haber convertido 3 o 4 goles en esa primera etapa, sin esforzarse demasiado, solo sacando ventajas de los horrores defensivos y que no se hicieron por defectos de sus delanteros y sobre todo por la buena tarea del joven arquero Musso.
Fue muy preocupante la endeble tarea de la línea de fondo y el mal juego de los volantes centrales.
Se los vió nerviosos, desacertados, mal parados y sin dar seguridad en ningún momento. Esto sumado al flojo trabajo de distribución de Cerro y el lento y lleno de dudas transitar de Acevedo, les permitió a los volantes rivales recuperar rápidamente la pelota.
Un grito de alerta, porque a mi gusto, salvo lo bueno que ya apuntamos del chico Musso, solo se pudieron rescatar algunos intentos de Camacho, algo de Castillón y unas pocas insinuaciones de Brian Fernandez.
Muy poco como para creer que aquí tenemos los recambios y sobre todo de la ofensiva, algo que vengo remarcando hace un par de blogs atrás y que quedó una vez más demostrado en este partido.
Si se resfrían Milito y Bou, no le hacemos un gol a nadie.
Hay que traer urgente un jugador de área con peso específico, ese que preocupa a los zagueros rivales por su sola presencia, porque ayer el chico Castro pasó desapercibido y terminó jugando más en el área Brian Fernández.
Este encuentro en realidad fue un mensaje para los dirigentes.
Un anuncio que deja en claro que Racing tiene un equipo titular y que solo podrá contar con algunos pocos jugadores de este “alternativo” para afrontar Copa y Campeonato.
Por eso cuidado con la elección. No siempre saldrá todo muy bien como se dio lo de Gustavo Bou.
Los buenos conceptos futbolísticos del paraguayo Romero en Cerro Porteño son una esperanza, aunque los tiempos de adaptación no son para todos iguales.
Camacho puede dar más y Brian quizás integrando el equipo titular mejore su tarea ya que tiene condiciones, pero por ahora su desempeño es tibio.
Ojalá los jugadores que se integren respondan de la mejor manera.
Sería una pena tirar por la borda, todo lo que se logró con este grupo y este cuerpo técnico.


Hasta pronto.