miércoles, 9 de mayo de 2018

“Licha” y “Centu” mantuvieron la llama del triunfo encendida.

En un primer tiempo donde Racing fue absoluto dominador, aún sin llegar a imponer su juego vistoso, intenso y profundo, pudo irse al descanso con por lo menos un par de goles a favor.

Uno pudo haber sido cuando Lisandro desborda por derecha y su centro le da a Centurión la posibilidad de definir de taco, pero lo tapa bien el arquero y el otro cuando Aquino le comete penal a “Licha” López, cuando éste lo elude, pero insólitamente Baliño no lo cobra.

Dos situaciones que pudieron tranquilamente darle a Racing esa ventaja, ante un Arsenal que no molestó nunca a García, esto sin contar la jugada que por un error de la última línea de Arsenal, se va solo Lautaro Martínez, pero busca dársela a Lisandro con un taco y la pelota se frena por la cancha, desperdiciando otra gran oportunidad.

Había que ganar obviamente y sobretodo frente a un rival ya descendido, pero desde el vamos hubo inconvenientes, porque a los pocos minutos se lesiona Domínguez, reemplazado por un Meli, que por suerte comienza a dar señales de recuperación sostenida.

Se nota cierto cansancio físico en el equipo, porque no tuvo esos movimientos, esa presión y esa potencia que arrollaba a sus rivales, es como que ha bajado un cambio en el ritmo y si a eso le sumamos que por ejemplo, Neri Cardozo desde que regresó de la lesión sigue errático con la pelota y sin mostrar esa permanente movilidad y de alguna manera, Racing perdía los dos jugadores que manejaban el ritmo del equipo, uno por lesión y otro porque no encuentra su nivel, pero tuvo en Lisandro López y en Centurión, dos hombres que con personalidad y con carácter, llevaron al equipo a la búsqueda del triunfo anhelado.

A ellos hay que sumarle a Zaracho que si bien no tuvo el brillo de otros encuentros, no escatimó esfuerzo, a Lautaro,  que por momentos parece "bajoneado", quizás por el “manoseo” de la Selección, pero siempre hace pesar su categoría de jugador, que confirmó en el segundo gol, a Saravia que mantiene su nivel de juego y a Soto que sigue confiando en sus cualidades, aunque debe finalizar mejor las jugadas.

En tanto Barbieri estuvo más asentado aunque tuvo un error infantil, mientras a Piovi se lo vio acelerado e inseguro.

Al comienzo del segundo tiempo, un buen pase de Cardozo, lo deja solo a Centurión sobre la izquierda, pero en lugar de asistir a Lautaro, decidió la personal y la pelota fue débilmente a las manos del arquero.

Pero a los 12 minutos tiro de esquina para Racing, centro de Centurión que supera arquero y defensor,  para que Lisandro, sobre el segundo palo, la clave de cabeza, gol y justicia, que debería hacer salir a Arsenal y darle más espacios a la Academia.

Mejoraba Zaracho en su juego, ya acompañaba más en ofensiva,  pero Racing mostraba síntomas de agotamiento y la cancha pesada no ayudaba, incluso hay una jugada en que Lautaro corre una pelota sobre la izquierda,  pero como “ahogado” queda doblado del cansancio, eso le daba al rival la posibilidad de generar alguna que otra réplica, por lo que  Coudet manda al “Pulpo” González a la cancha en lugar de Nery Cardozo, para tratar de tener un poco más la pelota y manejar mejor los tiempos.

Racing ya no era el dueño de la tenencia y el partido se fue dividiendo  un poco más, lo que le dio al equipo de Sarandí, la posibilidad de tirar algunos centros sobre el arco de García, que si bien no tuvo tanto trabajo, dudó en un par de oportunidades y en una de ellas la pelota pegó milagrosamente en el poste.

A los 30 minutos, por lesión de Barbieri, el “Chacho” debió recurrir a  Donatti a quien cuidaba, porque son muchos los jugadores tocados y que ya muestran síntomas de agotamiento en su andar

Después de sufrir alguna que otra jugada de Arsenal, Racing tiene un tiro libre en la puerta del área, y aunque era lógico que Donatti  lo pateara,  sorprendió Lautaro Martínez con un disparo que pasó muy cerca del ángulo superior izquierdo del arco.

Y sobre el final, González que mejoró su nivel anterior, lleva una pelota hasta cerca del área rival para meterla en forma excelente para Lautaro que entrando al área le rompe el arco a Aquino y de esa manera marcar su esperado gol, que alimenta su espíritu, que hace feliz a sus compañeros y a todos los hinchas académicos, que si bien estábamos tranquilos, un gol no era una ventaja definitiva.

A pesar de las lesiones y el cansancio,  “Licha” y “Centu” mantuvieron la llama del triunfo encendida, contagiando al resto e indicándoles el camino, que lo sigue acercando al objetivo buscado y que aunque depende de otros resultados, solo hay que ganarle a Colón y esperar, porque nada está perdido.

Hasta pronto.