miércoles, 24 de febrero de 2016

Volvió la luz.


Rival débil?
Sí, seguramente el más frágil de todos , y más fuera de su casa.
Pero de cualquier manera tenés que jugar el partido y hay que saber ganarlo.
Y hoy Racing lo hizo con creces, tanto en el juego como en el marcador mostrando lo mejor de la era Sava, porque por lo menos se pudo apreciar una idea, un concepto más claro de lo que quería.
Y el primer tiempo fue un gusto verlo, aún ante un rival que le permitía recibir, girar y pensar, pero el plan, es decir la intención de lo que se había planificado estaba a la vista y con cambios que llamaron la atención, fundamentalmente por la no titularidad de Milito, pero que le permitieron al equipo mostrar toque, rotación, circulación y contundencia a la hora de definir, como pasó en los tres goles.
Por lo menos en esa primera parte.
La segunda fue distinta y quiero pensar que todo pasó por reservar fuerzas para los próximos compromisos, porque el Bolívar no presentaba un riesgo inminente aunque luchó más y fue a buscar el descuento.
Así y todo cuando comenzaron los cambios Racing es como despertó un poco y logró nuevamente llevar peligro al arco visitante y así llegó el cuarto gol.
Es cierto que hubo un descuento y fue una lástima porque este Bolívar, por lo menos por lo que mostró esta noche, es difícil que le haga un gol a un equipo argentino más o menos armado, pero también sucede porque ya se hace tedioso y aburrido jugar sabiendo que todo está terminado.
Hubo buenos rendimientos en general, pero personalmente y aunque Romero sigue creciendo me entusiasma Lisandro López, no solo por lo despierto y rápido que está sino por lo claro mentalmente, como lo demostró no solo en el gol, aunque más importante para mi gusto en sus asistencias para los goles de De Paul y Acuña.
Bien Roger Martínez en su primer partido en la Copa.
Para un Racing que se movía como tanteando en la oscuridad, volvió la luz y se pudo apreciar a un equipo más iluminado, más sereno, como más despejado mentalmente.
Es verdad que este concierto de toques se dio también por la característica del rival, pero hay que seguir intentándolo, entendiendo que los futuros enfrentamientos, tanto del campeonato como los de la copa, son mucho más difíciles y menos frágiles.
Para muestra llega Boca en el Cilindro y después en la Bombonera, pero también debemos tener en cuenta que tenemos a Bou en la gatera, esperando el momento de salir a la pista.
Alienta la muestra exhibida hoy, que espero le dé al plantel esa cuota de confianza que estaba necesitando, para continuar con buen ritmo en la Copa y para ver si podemos prendernos en el Campeonato local.

Hasta pronto.