sábado, 3 de septiembre de 2011

De terrooorrrrrr!!!





Es evidente que si no fuera hincha de Racing no hubiera visto este partido, como sí soy de ver otros donde no juega la Academia.





Fue lamentable. Es cierto que un campo de juego chico aportó su buena parte para que fuera peor partido, pero es indudable que el equipo no muestra un funcionamiento adecuado.





Con Russo se veía un mejor juego aunque se desprotegía más atrás.





Con Simeone podemos estar satisfechos de tener un solo gol en contra y estar invictos, pero hasta ahora ha desaparecido la poca circulación de pelota que teníamos.





Aunque estamos a tiempo.





Yo creo que hay jugadores que están mejor y otros que están mucho peor.





Por ejemplo Saja estuvo muy correcto y sobre todo se lo ve muy seguro.





A Martinez, a Cahais y a Litch se los ve más sólidos, pero no se que le pasa a Pillud pues cada vez termina peor sus subidas ( nadie lo observa del cuerpo técnico para tratar de mejorar su subida tocando más simple o apareciendo por sorpresa sin pelota haciendo alguna diagonal ).





En el medio Pelletieri es el “Braña de Estudiantes”, es la rueda de auxilio de todos y está cumpliendo. Yacob alternó buenas y malas, aunque siempre impone su presencia y su buen trato de pelota. Lo de Toranzo es insólito. En Huracán pateaba al arco y todos sus disparos eran peligrosos o se convertían en gol. En Racing no patea y cada vez que lo hace son tiros a cualquier lado. Hoy como siempre intentó porque que la pide y no se esconde, pero su juego está en baja. Castro, insisto, me parece interesante y no lo hubiera sacado cuando entró Gío. Sí, hoy lo hubiera sacado a Luguercio, dejando a Hauche entre los centrales y al acecho, porque cuando baja embarulla el juego aún más.





Respecto de Gío era evidente que no era la cancha ni el partido para reaparecer por un montón de razones y más viendo como se estaba dando, pero por suerte entró, se atrevió a jugar, gambetear además y salvó el gol sobre la línea. De cualquier manera lo que a mí por lo menos me interesaba es que se lo viera entero y sin los temores lógicos de la reaparición después de su grave lesión y me dejó una buena sensación.





Fue un partido de ruleta donde se apostó al cero y si esa no fue la intención, por lo menos es la sensación que dejó el equipo. Culpa del técnico? Culpa de los jugadores? Con todos los argumentos y excusas del caso el encuentro fue de terrooorrrrr!!!!





Quizás debamos acostumbrarnos a ver este Racing, pero presiento que este equipo necesita contagiarse del buen juego y eso puede llegar cuando Teo y Gío esten juntos por primera vez en la cancha, porque ellos obligan a jugar mejor.





Ojalá así sea.






Hasta pronto.